Museo de la Alhambra. versión imprimible

colecciones: propuestas de recorrido

Planta del Museo de la Alhambra. Distribución de salas. Ilustra la sección de propuesta de recorrido
Planta del Museo de la Alhambra. Distribución de salas

Sala I. La ciencia, la fe y la economía. Ilustra la sección de propuestas de recorrido
Sala I. La ciencia, la fe y la economía

Sala II. Arte emiral y califal. Ilustra la sección de Propuesta de recorrido
Sala II. Arte emiral y califal.

Sala III A. Decoración arquitectónica califal. Ilustra la sección de Propuesta de recorrido
Sala III A. Decoración arquitectónica califal

Sala III B. Del arte taifa al nazarí. Ilustra la sección de Propuesta de recorrido
Sala III B. Del arte taifa al nazarí.

Sala IV.Periodo nazarí: edificios públicos. Ilustra la sección de Propuesta de recorrido
Sala IV.Periodo nazarí: edificios públicos.

Sala V. Período nazarí: la Alhambra y otros Palacios de la ciudad. Ilustra la sección de Propuesta de recorrido
Sala V. Período nazarí: la Alhambra y otros Palacios de la ciudad

Sala VI.Período nazarí: la Rauda, la cerámica de lujo. Ilustra la sección de Propuesta de recorrido
Sala VI.Período nazarí: la Rauda, la cerámica de lujo.

Sala VII A. Periodo nazarí: la decoración y el ajuar. Ilustra la sección de Propuesta de recorrido
Sala VII A. Periodo nazarí: la decoración y el ajuar.

Sala VII B.Arte nazarí: la Alhambra cultura material. Ilustra la sección de obras singulares
Sala VII B.Arte nazarí: la Alhambra cultura material.



SALA I
LA CIENCIA, LA FE Y LA ECONOMÍA

En este espacio de introducción a la cultura hispanomusulmana se exponen tres aspectos importantes: La ciencia se representa con un reloj de sol, en la que se muestran las indicaciones de las horas del día, entre las que se destacan las de oración; los signos zodiacales; los arcos de los solsticios de invierno y verano y las dos líneas de la sombra proyectada por el sol en los equinoccios.
En segundo lugar dos coranes representan la Palabra Sagrada escrita en páginas miniadas con palmetas en los bordes.
Por último, el ambiente de la economía se muestra por una selección de monedas de cada periodo hispanomusulmán desde el 712 hasta el periodo nazarí.


SALA II
PERIODO EMIRAL Y CALIFAL

En esta sala hay una selección de piezas que permiten conocer los avances arquitectónicos, decorativos y la evolución de la etiqueta y forma de vivir.
Los ejemplares de piedra tallada (placas decorativas, pilas, columnas), presentan gran calidad decorativa y avance técnico, desde la influencia de temas clásicos hasta conseguir soluciones propias estéticas del estilo califal.
Los objetos domésticos explican el valor del ajuar doméstico, con exquisitos ejemplos de objetos para la iluminación con temas figurativos como candiles o pequeños braseros labrados en piedra.
La vajilla manifiesta la especialización de objetos adaptados a su uso, en la cocina o en la mesa. Las piezas de lujo presentan una riquísima variedad de temas ornamentales en lo que serán los colores característicos califales, blanco, azul y manganeso. Las piezas más populares muestran también elementos decorativos.

SALA III A
DECORACIÓN ARQUITECTÓNICA CALIFAL

La pila de época de Almanzor de ciervos y leones, nos indicará la importancia del agua siempre presente en la cultura hispanomusulmana. Esta pieza única será valorada como obra de arte en periodos posteriores, trasladada y reutilizada en la Granada zirí en el palacio de Badis y posterior reubicada en la Alcazaba de la Alhambra en época de Muhammad III en 1305.

SALA III B
DEL ARTE TAIFA AL NAZARÍ

En cuanto a las manifestaciones artísticas de las taifas, aunque influirá la importancia y poder de cada una, siempre mantienen una idea en la que todas coinciden, la de imitación y continuidad del periodo califal sumamente admirado.
El taller de marfil sería reclamado por los taifas toledanos que localizarán su taller en Cuenca y del que podemos contemplar la plaquita de marfil tallado.
Muchas de las piezas que en esta Sala se exponen, estuvieron destinadas a cubrir las necesidades domésticas cotidianas, formaron parte de la vajilla de mesa (botellas, jarras, cuencos...) y para el almacenamiento, transporte y conservación de alimentos (tinajas, paneras...). La riqueza decorativa de estas cerámicas, estaría relacionada con el uso y su ubicación en el interior de la casa, presentando una riqueza técnica y variedad decorativa de gran importancia para el desarrollo posterior en estos materiales. También se conserva un conjunto de objetos de bronce (almirez, incensario, brasero) que dan una buena idea del ambiente doméstico en los periodos almorávide y almohade.


SALA IV
PERIODO NAZARÍ. EDIFICIOS PÚBLICOS

La ciudad nazarí de Granada (1232-1492) tenia numerosas fundaciones, edificios de propiedad del sultán  y públicos que mostraban una ciudad con gran actividad  intelectual y cívica, como  puede ser su madraza o universidad, alhóndigas, alcaicería, mezquitas o el Maristán u hospital.
De este último edificio se conserva y expone su lápida  fundacional que estuvo  situada  sobre la puerta de entrada. Es de mármol blanco, con forma de arco de herradura  y su inscripción  nos relata  la fecha de construcción  entre 1365 y 1367 bajo  Muhammad V que la erigió y entregó fondos para su mantenimiento como hospital gratuito.
La riqueza  y belleza del edificio queda plasmado en esta lápida y los dos surtidores en forma de leones sentados de grandes dimensiones que  soltaban el agua por la boca a la gran alberca que centraba el patio del Maristán.
Procedentes de otro edificio en la ciudad, la Casa del Chapiz, son las gorroneares de mármol blanco y decoración de mocárabes policromados que servían de sostén a las grandes hojas de la puerta de la galería del patio.


SALA V
PERIODO NAZARÍ. LA ALHAMBRA Y OTROS PALACIOS EN LA CIUDAD

De los pocos vestigios conservados del mobiliario decorativo de la Alhambra, tenemos el ¿Jarrón de las Gacelas¿. Esta destacadísima pieza de la cerámica nazarí, decorada en blanco, azul y dorado, muestra temas muy variados de epigrafía, delicadísimas composiciones de la decoración vegetal y las figuras que le han dado su nombre, dos parejas de gacelas.
Procedentes del palacio de los Leones  (Riyad) se exponen las hojas de la puerta de cierre a la Sala de Dos Hermanas (Qubba Mayor), ejemplos de la buena técnica de la carpintería nazarí, con soluciones decorativas de  geometría ataujerada en sus dos lados y talla de las piezas entre el lazo. De la misma estancia, se exhibe la celosía del piso alto. También otros elementos arquitectónicos completan la ornamentación palatina, como los restos de solerías del Peinador de la Reina, con temas  figurativos o los ejemplos de alicatado.
Las  puertas de alacena del Palacio de los Infantes, nos dan idea de la delicada ornamentación de taracea que cerraba y decorada las alacenas donde se guardaban los enseres y ajuar de las viviendas.


SALA VI
PERIODO NAZARÍ. LA RAUDA, LA CERÁMICA DE LUJO

La Alhambra como ciudad palatina, disponía también de un área como cementerio de los sultanes. Recibe el nombre de Rauda por situarse en los jardines tras el Palacio de los Leones (Riyad). De este espacio se conservan las lápidas funerarias que sirvieron de encabezamiento y losa sepulcral. Dos de ellas se identifican con los epitafios de los sultanes Muhammad II y Yusuf III.
Como parte de esta ciudad palatina que es la Alhambra, su Mezquita Mayor, objeto de acontecimientos de gran importancia para la historia de los nazaríes. Ejemplos de los restos de este edificio lo tenemos en la réplica de la lámpara de Muhammad III que con dos filas de brazos donde encajaban vasos de cristal, iluminaban la sala de oración.
En el centro, la jamuga, posible sillón del trono, con decoración de taracea y cueros repujados en asiento y respaldo, queda como testimonio del ceremonial de la corte de los sultanes nazaríes.
En las diferentes vitrinas se presenta una selección de lo que fue la rica vajilla utilizada en el palacio, con enorme variedad de formas: safas, pequeñas para uso personal o la de gran tamaño para festejos, jarras, jarros, tapaderas para proteger los alimentos, ollita como transporte de los alimentos a la mesa...y su rica decoración en blanco, azul y dorado, característicos de la cerámica rica nazarí, con una manifestación ornamental de gran variedad de temas utilizados: Figuras humanas, como el bebedor representado en una de las piezas expuestas; Variedad de temas y composiciones vegetales; La epigrafía como complemento ornamental o centro de ella y la geometría como base de las composiciones o tema capital.

SALA VII A
PERIODO NAZARÍ. LA DECORACIÓN Y EL AJUAR

Esta sala nos presenta el ambiente interior de una casa o palacio, así como el ajuar delicado y rico de este periodo histórico: el acabado tallado y policromado de los muros palatinos; las cubiertas de madera; los tejidos que cubrían los muros o cerraban espacios de rica seda roja, amarilla y de oropel; así como el ajuar domestico y complementario a estas estancias, con cajitas de taracea, la vajilla de vidrio, los juguetes para los niños de riquísima variedad de formas, el calzado, los juegos como el ajedrez o la vajilla de cocina.

SALA VII B
ARTE NAZARÍ. LA ALHAMBRA, CULTURA MATERIAL

Continúa en esta sala la exhibición de muestras de la cultura material nazarí: paneles de yeso que servían para revestir los muros, ejemplos de carpintería, vajilla doméstica de lectura popular y juguetes.