Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera. versión imprimible

presentación del conjunto

Equinoccio de otoño en el Dolmen de Viera. La imagen ilustra la sección Presentación del Conjunto
Equinoccio de otoño en el Dolmen de Viera.

Los Dólmenes de Antequera como yacimiento arqueológico 

El conjunto que forman los monumentos de Menga, Viera y Romeral es uno de los mejores y más conocidos exponentes del megalitismo europeo. Los monumentos megalíticos muestran una amplia diversidad de soluciones y técnicas arquitectónicas, pero genéricamente pueden ser caracterizados por el uso de grandes bloques de piedra que forman cámaras y espacios techados con cobertura adintelada o en falsa cúpula, y que son utilizados con fines rituales y funerarios. Los megalitos constituyen las primeras formas de arquitectura monumental de la Prehistoria de Europa, desarrollándose, de acuerdo con los datos actualmente disponibles, desde comienzos del V milenio antes de nuestra era (período Neolítico), es decir, hace unos 6500 años.

 

Entre las primeras comunidades de agricultores y pastores de Europa occidental la arquitectura monumental megalítica sirve para fijar ideológicamente la presencia y arraigo de la sociedad en la tierra. En su función como cámaras mortuorias, algunos megalitos son verdaderos depósitos de identidad cultural y genealógica; en tanto que templos y espacios rituales, también sirven para la realización de ceremonias propiciatorias, a menudo relacionadas con la fertilidad de la naturaleza y los antepasados.

 

Sus constructores 

Los constructores de los monumentos megalíticos son las primeras comunidades agrarias de las fértiles tierras del valle del Guadalhorce. En el entorno de la necrópolis se han identificado varios asentamientos de los periodos Neolítico y de la Edad del Cobre (los periodos de apogeo del megalitismo, entre aproximadamente 5000 y 2200 años antes de nuestra era). En la formación kárstica de El Torcal (al sur de Antequera) y la sierra de Mollina (hacia el noroeste) se encuentran asentamientos en cueva del periodo Neolítico como por ejemplo la cueva del Toro, la cueva de la Pulsera o la cueva de la Higuera. En algunos de ellos se han realizado investigaciones arqueológicas que han permitido establecer aspectos relativos al hábitat, la tecnología y la economía de estos grupos.

 

El asentamiento más próximo a la necrópolis megalítica es, no obstante, el cerro de Marimacho, una pequeña colina situada apenas a 200 metros al este de Menga y Viera. Aquí, a finales de la Edad del Cobre (c. 2600-2200 a.n.e.), existió una pequeña aldea al aire libre con viviendas semi-subterráneas. En general, es bastante improbable que ninguna de estas comunidades neolíticas y de la Edad del Cobre (integradas por no más de unas pocas decenas de individuos) acometiera individualmente la formidable empresa de construir los enormes monumentos megalíticos. Esta tarea debió requerir una estrecha cooperación entre numerosas comunidades que compartían códigos religiosos comunes así como una noción compartida de pertenencia tribal o clánica.

 

Protección

El dolmen de Menga  es declarado Monumento Nacional mediante Real Orden de 1 de junio de 1886 siendo, poco después (1923) incluido el dolmen de Viera.

 

Por su parte el tholos de El Romeral pertenece al Tesoro Artístico Arqueológico Nacional desde 1926 y en 1931 es declarado Monumento Histórico Artístico.

 

La inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz del ámbito arqueológico de los Dólmenes de Antequera se hizo por el Decreto 25/2009, de 27 de enero, publicado en el BOJA, núm. 33, de 18 de febrero de 2009, lo que posibilitó crear un entorno de protección. Pinche aquí para descargar el pdf de la declaración, 1784 KB, en nueva ventana.

 

Los Dólmenes de Antequera como institución:

 

La Junta de Andalucía asume la gestión del conjunto a partir de 1984, año en que se efectúan las transferencias de las competencias de Cultura a la Junta de Andalucía, quien las asume y desarrolla a través de las delegaciones provinciales.

 

La institución del Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera se crea como unidad administrativa por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía por el Decreto 395/1986, de 17 de diciembre, que aprobó la relación de puestos de trabajo (RPT), siendo modificada sucesivamente en 1994 y 2005.

 

En 2010 el Consejo de Gobierno aprobó la creación del Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera como servicio administrativo de gestión diferenciada por Decreto 280/2010 de 27 de abril. Pinche aquí para ver e decreto de creación, en nueva ventana.