Información general

Actualidad

Atrás

La Policía Nacional entrega al Museo un lienzo recuperado de Sebastián Martínez

La obra del siglo XVII, "San Jerónimo escuchando la trompeta del Juicio Final", iba a ser subastada con un precio de salida de 120.000 €.

El lienzo, procedente del Convento del Corpus Christi de Córdoba, fue vendido ilegalmente tras la clausura de esta institución, contraviniendo la Ley de Patrimonio Histórico Español. Ha sido entregado al Museo de Bellas Artes de Sevilla en calidad de depósito hasta que la Autoridad Judicial determine su destino. 

Poco se conoce de Sebastián Martínez (hacia 1615-1667), un pintor jienense que desarrolló su carrera en su ciudad natal aunque siempre mantuvo vinculación con Córdoba, ciudad en la que pudo formarse y con la corte de Felipe IV en la que estuvo un tiempo.  Su obra es claramente naturalista, de gran fuerza expresiva, con telas con gran maestría y  contornos indefinidos  y estilo suelto en su época de madurez.

La obra que nos ocupa era uno de los cinco cuadros que de él se conservaban en el convento del Corpus Chirsti de Córdoba hasta que el conjunto  se desmembró cuando fueron vendidos tanto el convento como la obra, ésta a un anticuario de Madrid. Representa a San Jerónimo, uno de los cuatro padres de la Iglesia y uno de los santos más representados en la pintura occidental, en el momento en que escucha la trompeta del Juicio Final durante su retiro en el desierto. Como anacoreta, se encuentra a la entrada de una cueva semidesnudo, tapado únicamente en su mitad inferior con un paño y un rudo manto, en el momento en que se gira al oir la trompeta, dejando por un momento su estudio y escritura de textos sagrados. Le acompaña uno de sus atributos: la calavera como símbolo de la fugacidad de la vida. 

 

 

Galería de imágenes