Las Colecciones

Obras Singulares

Atrás

Cervatillo de Madinat al-Zahra

Brionce

Altura,  61,6 cm.

Época califal, segunda mitad del siglo X

Procedencia

De Madinat al-Zahra, de donde pasó al Monasterio de San Jerónimo de Valparaíso.

Incautada tras la desamortización de 1868. Pasó a la Comisión Provincial de Monumentos, entre1881-1905.

Comentario

Esta figura zoomorfa probablemente servía de surtidor de fuente, adornando los jardines de al-Zahra. Descansa sobre una peana de forma rectangular, en la que se inserta un tubo por el que entraba el agua, que tras ascender por las patas y el cuerpo, totalmente hueco, salía por la boca a modo de surtidor, cayendo en una pila de escasa profundidad. En su origen, el cervatillo pudo haber estado acompañado por otros animales de bronce, de la misma u otra especie, formando un grupo escultórico en la misma fuente. Toda su superficie está labrada con una fina incisión hecha a buril, que representa tallos y hojas muy esquemáticas, inscritas en círculos. Aunque se encontraba desde el siglo XVI en el Monasterio de San Jerónimo, su procedencia originaria es clara: Madinat al-Zahra. Las ruinas de la antigua ciudad califal sirvieron como cantera en la construcción de dicho monasterio, lo que explica que el cervatillo se encontrara adornando una fuente en este lugar. Así lo describe Ambrosio de Morales en 1575, sugiriendo que el ciervo había sido hallado en las ruinas de Córdoba la Vieja, junto con otra figura que representaba a una cierva y que fue trasladada al Monasterio de Guadalupe. Esta pieza se conserva actualmente en el Museo Nacional de Qatar. Hay varias piezas similares a ésta: el ciervo de bronce del Museo Arqueológico Nacional, procedente de Córdoba; un animal de especie indeterminada, del Museo Nazionale del Bargello de Florencia; un grifo de la catedral de Pisa; o dos esculturas con forma de pavones, del Museo del Louvre de París y de la Pinacoteca Nazionale de Cagliari.

No visitable en la actualidad.