Historia

Dossier de prensa. Documento informativo del Museo y sus colecciones. Pinche aquí (nueva ventana)
 

Creado en 1972 por la unión del antiguo Museo Provincial de Bellas Artes (1913) y el Museo Arqueológico Provincial (1945), el actual  Museo de Málaga es uno de los 63 museos españoles de titularidad estatal y gestión autonómica, en este caso transferida a la Junta de Andalucía.

 

La formación del museo

El Museo Provincial de Bellas Artes abrió al público en 1916, en cumplimiento del Real Decreto de 24 de julio de 1913. Tras su paso por un inmueble de alquiler en calle Pedro de Toledo de la capital, y de compartir sede en la Plaza de la Constitución, en el antiguo Colegio de Jesuitas, con la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo, a finales de la década de los 50 del pasado siglo, se instaló en el Palacio de los Condes de Buenavista, en la calle San Agustín, edificio que lo alojó hasta 1996, al dedicarse la sede a Museo Picasso Málaga. 

Por su parte, el Museo Arqueológico Provincial se creó en 1945, a partir de los hallazgos y excavaciones realizados en las obras de reconstrucción de la Alcazaba, donde se instaló. Málaga ya contaba con el precedente del llamado Museo Loringiano, colección arqueológica de los Marqueses de Casa Loring en su finca de la Concepción, que años después terminaría ingresando en el Museo, al igual que las colecciones privadas de Juan Temboury, Simeón Giménez Reyna o las de la Sociedad Malagueña de Ciencias.

En el año 1972 se produce la unión de ambas instituciones bajo la denominación de Museo de Málaga aunque seguirán ocupando en la práctica sedes distintas.

Asimismo, en 1984 tiene lugar otro gran cambio administrativo como consecuencia de la transferencia de la gestión de la institución, que sigue conservando su titularidad estatal, a la recién creada Junta de Andalucía.

Finalmente, entre 1996 y 1997 se produce el cierre de las dos sedes del museo, tras iniciarse el proyecto de creación del Museo Picasso de Málaga.

 

El Palacio de la Aduana y la movilización ciudadana

La nueva sede del Museo de Málaga, el Palacio de la Aduana, es un edificio de finales del siglo XVIII auspiciado por la iniciativa estatal de activación del comercio marítimo español. 

El edificio es la expresión más rotunda del neoclasicismo en Málaga. Su ubicación, sus proporciones y su lenguaje arquitectónico lo convierten en un hito del paisaje urbano. Proyectado en 1787 por Manuel Martín Rodríguez, sobrino y discípulo de Ventura Rodríguez, se inspira en los dibujos de Sabatini para la Aduana de Madrid.

Posteriormente, Pedro Nolasco Ventura concluyó el trabajo, modificando parcialmente los planos originales. Las obras comenzaron en 1791 pero, salpicadas de incidentes, no concluyeron hasta 1829.

Este aire de "modernidad" está en consonacia con el ambiente en el que se gestará el inicio del museo: la Málaga del siglo XIX. Compartiendo el edificio de la Aduana y el nacimiento de las colecciones un mismo espíritu innovador.

La Aduana, utilizada en sus comienzos  como sede de la Fábrica de Tabacos, alternó su uso Aduanero con el administrativo, principalmente sede del Gobierno Civil en la Ciudad y comisaría, usos que mantuvo hasta 2008.

El edificio a lo largo de su historia tuvo alteraciones y reformas, sobre todo al acoger las visitas reales de Isabel II y Alfonso XII, pero su transformación más importante fue a consecuencia del incendio que sufrió  en 1923. La catástrofe, que tuvo un gran impacto en la vida ciudadana, dejó al edificio sin cubierta.

El Museo de Málaga se vinculó parcialmente al edificio de la Aduana en 1997, dado que en su planta tercera se alojó provisionalmente una sala de reserva o almacén de fondos de las colecciones de arte y en la planta baja una sala de exposiciones.

En 1997, más de 50 representantes de colectivos malagueños como asociaciones, fundaciones, colegios profesionales o sindicatos se suman la ciudadanía en una movilización sin precedentes bajo el lema "La Aduana para Málaga", reclamando el uso museístico del Palacio de la Aduana y su transformación para ubicar las dos secciones de Arqueología y Bellas Artes del Museo de Málaga. En 2005 el Gobierno Español y la Junta de Andalucía acuerdan finalmente el uso museístico de la Aduana, iniciándose los proyectos y actuaciones que lo harán posible.

 

El nuevo Museo de Málaga

Con 18.402 m2 construidos el Museo de Málaga es el museo estatal de mayor tamaño ubicado en Andalucía. Su nueva sede da respuesta a las necesidades expositivas, al tiempo que está preparada para acoger en sus instalaciones todos los servicios de un museo de siglo XXI. Además, su ubicación estratégica en el centro de la ciudad, junto a lugares tan emblemáticos como la Alcazaba, la Catedral o el Teatro Romano, convierten al Museo de Málaga en un lugar de encuentro y disfrute cultural.

La intervención arquitectónica del Palacio de la Aduana, proyectada por el equipo formado por Fernando Pardo, Bernardo García Tapia y Ángel Pérez Mora destaca por su respeto a los valores del edificio histórico,  y la vinculación visual del inmueble con su contexto urbano al tiempo que propone la incorporación de un lenguaje más contemporáneo, especialmente en el diseño de la cubierta.

Además, el Proyecto de Rehabilitación del Palacio de la Aduana ha puesto especial énfasis en generar unas condiciones de conservación idóneas, tanto para la exhibición como para almacenamiento de las colecciones, mediante el aprovechamiento de las inmejorables características del inmueble. El resultado es una infraestructura de excelencia como ejemplo de edificio sostenible.

A esta reforma ha acompañado el posterior proyecto de equipamiento, mobiliario y museografía, redactado por el equipo de Frade Arquitectos y ejecutado por la empresa Empty. Así, la museografía del nuevo museo se muestra potente y de autor, pero respetuosa con las piezas y colecciones que acoge.

El nuevo discurso expositivo, capaz de relacionar con coherencia las colecciones de arte y arqueología y articularlas en el edificio; la decisión de completarlas con un almacén visitable o el uso de su patio como espacio abierto a la ciudad, en reconocimiento a esa reivindicación ciudadana, constituyen rasgos de la personalidad actual de este nuevo museo, un museo con historia pero que desde el 12 de diciembre de 2016, fecha de su apertura al público en el Palacio de la Aduana, emprende una nueva etapa.

 

Alianzas

El gran arraigo y apoyo social que ha disfrutado el Museo de Málaga desde sus inicios se materializa hoy en día en el vínculo que mantiene con tres colectivos:

 

Real Academia de Bellas Artes de San Telmo

Fundada en 1849, la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo tuvo protagonismo en el la creación, en 1913, del Museo de Bellas Artes de Málaga. Desde entonces, ha permanecido unida y en colaboración, manteniendo sede, colección de arte, biblioteca y archivo histórico en el museo.

https://www.realacademiasantelmo.org/

 

Asociación de Amigos del Museo de Málaga. Bellas Artes y Arqueológico

Nacida de la plataforma ciudadana La Aduana para Málaga, la Asociación de Amigos del Museo de Málaga es actualmente un colectivo muy numeroso y con una presencia activa en la vida actual del museo.

www.amigosmuseomalaga.es

@amigosmuseomlg

https://www.facebook.com/amigosmuseomlg/

 

Fundación Palacio de la Aduana-Museo de Málaga

Creada en el año 2012, y surgida también al calor de la movilización ciudadana La Aduana para Málaga, desde su creación ha desarrollado un activo programa de actividades y conferencias vinculadas a las colecciones y cuestiones de interés de la gestión cultural.

https://www.facebook.com/pages/category/Museum/Fundaci%C3%B3n-Aduana-Museo-de-M%C3%A1laga-695172874183866/