Las Colecciones

Restauración / Conservación

2009

Intervenciones en las piezas 2009

Visión de san Francisco

Domingo Martínez (Sevilla, 1688-1749)
Visión de San Francisco
Óleo sobre lienzo, 184 x 180,7 cm
 
 
La obra está pintada al óleo con preparación gris oscura, sobre una tela de lino tipo tafetán formada por dos piezas en vertical.
 
En el momento de iniciar la intervención esta pintura se encontraba forrada sobre otra tela, también de lino, y se había cortado la tela en la costura en un intento de que no se marcara en superficie, aunque este hecho la debilitó. Además, estaba mal montada en un bastidor que no correspondía al tamaño de la obra, era más alto y sin embargo, más estrecho que el original.  La falta de tensado y posibles problemas con el forrado hicieron que presentara unas tremendas deformaciones de soporte.
 
La capa pictórica tenía diversas faltas de preparación y pintura, algunas por haber sido mal enrollada y otras por deformación del soporte, golpes, arañazos, etc. También presentaba desgastados, barridos y alteraciones de color, posiblemente por haber estado en un claustro con una intensidad lumínica muy alta. Y en superficie había estucos superpuestos a pintura original, repintes, barnices oxidados y restos de suciedad superficial.
 
Debido a que el forrado con que nos llegó era defectuoso, se eliminó, y al no tener costura  que uniera las dos grandes piezas, hubo que volver a realizarle otro forrado, de nuevo sobre otra tela del mismo tipo que la original. Se montó en un bastidor de madera con las medidas de la obra.
Posteriormente se eliminaron los estucos, repintes, barnices y suciedad que alteraban la correcta visión de la superficie pictórica.
 
Las faltas de capa pictórica se estucaron y reintegraron con pigmentos que pudieran ser fácilmente eliminados si así se considerara, y fueran discernibles del original. Toda la superficie se protegió finalmente con una capa de barniz.
 
Restauración realizada por Alfonso Blanco López de Lerma

2009

Inmaculada

Anónimo
Inmaculada, 1680-1700
Cerámica vidriada, 250 x 160 cm

 

Panel cerámico con la representación de la Inmaculada Concepción acompañada de monjas de la orden mercedaria. Ejempo del auge que la tradición cerámica alcanza en Sevilla en el siglo XVII, impulsada además por la vitalidad de la pintura. El destino de este tipo de paneles cerámicos, concebidos como auténticos cuadros aislados, era el exterior de los edificios. Se trata de una copia de la pintura Concepción de Aranjuez de Murillo a la que el artista ha añadido dos monjas de la orden.

Restaurada por Carmen Riego y Cristina García