Las Colecciones

Restauración / Conservación

2014

Intervenciones en las piezas 2014

Retablo de la Natividad del Señor

Anónimo.Escuela valenciana. Círculo de los Osonas
Retablo de la Natividad, hacia 1500
Óleo sobre tabla, 109,6 x 84,5 cm.

 

La obra se ha analizado, estudiado y fotografiado. El soporte, una vez desinsectado, se ha limpiado, consolidado y se le han sustituido los elementos necesarios para su correcta conservación.
La capa pictórica se ha fijado al soporte, eliminando posteriormente los repintes, barnices y suciedad que enmascaraban la pintura original, reintegrando las faltas. El marco, añadido a principios del siglo XX y que no tenía la fuerza suficiente para realizar la función de protección, se ha sustituido por otro realizado para esta obra.

La obra ha sido restaurada por Alfonso Blanco

Retrato del canónigo don José Duaso y Latre

Francisco de Goya (Fuendetodos, Zaragoza - Burdeos, Francia 1828)
Retrato del canónigo don José Duaso y Latre, 1824                                                                                                                                         
Óleo sobre lienzo, 74,5 x 59 cm 
             


La obra fue adquirida por el Estado para el museo de Bellas Artes de Sevilla en 1969. Está firmada y fechada en la esquina inferior derecha, ¿D José Duaso por Goya   78 año ¿. 

Se trata de un retrato sobrio e intimista de su amigo y paisano el canónigo José Duaso al que retrató cómo agradecimiento tras refugiarse en su casa durante la purga de liberales lanzada por Fernando VII en noviembre de 1823.

Con motivo de la antológica de retratos de Goya que tuvo lugar en la National Gallery de Londres en 2015 se sometió a la obra a un tratamiento de conservación- restauración además de a un completo estudio analítico, radiográfico, de UV e IR  que, entre otros datos, nos develó que Goya había pintado el retrato del canónigo sobre otro retrato de un personaje masculino, joven, vestido y peinado a la usanza de la moda liberal.

La obra tiene diferente carga matérica según la zona, siendo la más delgada la correspondiente al fondo. En la zona de la figura del canónigo, la capa pictórica no solo es más gruesa y granulada por escasa molienda de pigmentos, sino que, además, se aprecia en ella una profusión de pinceladas amplias y empastadas que dan lugar a diferentes texturas y como resultado final una lectura bastante confusa ya que no se corresponden con las pinceladas finales del retrato de Duaso y es que dichas pinceladas pertenecen a otra pintura que se encuentra subyacente. La obra necesitó de una fijación general ya que presentaba numerosos levantamientos de la capa pictórica con peligro de desprendimiento por falta de adhesión con las capas subyacentes. También tenía abundantes lagunas aunque de escasa entidad. Se realizó una limpieza de barnices oxidados y de abundantes retoques de alguna intervención anterior que habían virado. Después se estucaron y reintegraron cromáticamente las lagunas y se dio un barnizado final a toda la obra. Por último también se realizó un tratamiento conservativo tanto del bastidor como del marco. 

Restaurada por Mercedes Vega Toro 2014