Las Colecciones

Obras Singulares

Salero de Neptuno

Anónimo Escuela Flamenca
Plata, plata dorada y cristal
59,5 x 48 x 49 cm.
Hacia 1640
Procedencia
Familia de los Marqueses de Blanco Hermoso. Sevilla
Comentarios

El Barroco es el período de esplendor de la platería europea tanto religiosa como civil y esto queda reflejado en la colección del museo con una importante obra que, procedente de la colección de los marqueses de Blanco Hermoso, fue adquirida por la Junta de Andalucía en 1988. 

Realizado en plata dorada y blanca y cristal, representa el carro de Neptuno conducido por el mismo dios que sujeta las riendas con una mano mientras que con la otra levanta el tridente, su atributo. Está sentado sobre una concha en el carro que surge del agua tirado por hipocampos y acompañado de varias figuras antropomórficas de escamosas piernas que tocan las caracolas que anuncian la llegada del dios. Durante los siglos XVI y XVII era habitual la representación de Neptuno en piezas de mesa, sobre todo en las relacionadas con el agua y la sal, como es el caso.

La peana, rectangular, escalonada y ochavada, reproduce la superficie de un mar agitado y está decorada con seis tritones.

En esta pieza, que está realizada en época temprana, sobresalen características que van a ser propias del Barroco como son el dinamismo y la expresividad de los caballos, que aparecen de modo naturalista con las bocas piafantes y tratados de manera escultórica.