Las Colecciones

Obras Singulares

San Jerónimo

Pietro Torrigiano (Florencia, 1472 - Sevilla, 1528)

Barro cocido y policromado

224 x 126 cm.

160 cm.
h. 1525

Procedencia
Monasterio de San Jerónimo de Buenavista. Sevilla
Comentarios

Fue compañero y rival de Miguel Ángel en la Academia del "Jardín de los Médicis". Tras una azarosa vida llega a Sevilla en 1522 y realiza dos obras para el Monasterio de San Jerónimo de Buenavista que ingresaron en el museo tras la Desamortización y se fechan en 1525, San Jerónimo y la Virgen de Belén. La escultura de San Jerónimo tuvo una repercusión muy importante no sólo en Andalucía sino también en Italia. Su iconografía sirvió de modelo e inspiración constante a los artistas españoles. Realizada a tamaño natural, sorprende por su expresiva cabeza y el espléndido estudio del desnudo que revela conocimientos anatómicos. Fue elaborada en barro cocido, técnica muy usada en Italia y que enlaza con la tradición de la escultura sevillana desde el siglo XV.

Enlace a audio. Para escuchar más información sobre esta obra pincha aquí (archivo de audio/mpeg. 757 Kb. en nueva ventana)

Niño Jesús

Círculo de Juan Martinez Montañés
Madera tallada y policromada
Altura 50 cm.

Hacia 1630

Procedencia
Adquirido en 1972
Comentarios
El tema del Niño Jesús fue muy popular en la España barroca, siendo muy demandado tanto por particulares como por conventos y parroquias. En el caso de Sevilla, el modelo que se sigue es la imagen del Niño Jesús que talló Martínez Montañés en 1607 para la Hermandad Sacramental del Sagrario. Su éxito supuso la aparición de multiples versiones, realizadas tanto en madera como en otros materiales como barro cocido o plomo.

San Bruno

MARTINEZ MONTAÑES, Juan (Alcalá la Real, 1568 - Sevilla, 1649)
Madera tallada y policromada
160 x 69 x 64,5 cm.
1634
Procedencia
Capilla de San Bruno. Iglesia del Monasterio de la Cartuja Sta. María de las Cuevas. Sevilla
Comentarios

Se forma en Granada en el taller de Pablo de Rojas, llegando   muy joven a Sevilla donde obtiene el título de "maestro escultor" con diecinueve años. Como artista goza de gran fama entre sus coetáneos que le consideran "el dios de la madera" y el "Lisipo andaluz". En Sevilla recibe las influencias de la última generación de escultores manieristas y su conocimiento de la escultura del siglo XVI se hace patente en la serenidad y severo clasicismo que caracteriza su obra.


Para la Cartuja de Santa María de las Cuevas talla en 1634 la imagen del fundador de la orden Cartuja, San Bruno. La fuerza naturalista se concentra en la magnífica cabeza de este santo que aparece representado de pie, llevando en su mano derecha el crucifijo y en la izquierda las Constituciones de la Orden. Realismo expresivo, elegancia y equilibrio de volúmenes, se dan cita en esta obra que evidencia la evolución hacia el realismo barroco en los años finales de su dilatada vida artística.

San Juan Bautista

Pedro de Mena
Madera tallada y policromada
Altura 65 cm.
Procedencia
Donación González Abreu, 1928
Comentarios

La imágen representa a San Juan Bautista Niño o "San Juanito",  desnudo y portando un báculo en su mano izquierda y señalando con su derecha al lugar en que se encontraba el cordero,  hoy desaparecido.

Tanto el tratamiento corporal, con la pierna derecha ligaremente adelantada, como la talla del cabello sitúan a esta pieza dentro de los modelos propios del siglo XVII. Se trata de una imagen de vestir en la que se pueden apreciar los rasgos característicos de su autor como el rostro ovalado, los ojos rasgados, la boca pequeña de labios finos y el pelo lacio de alborotados mechones.   

Mostrando el intervalo 51 - 54 de 54 resultados.