Las Colecciones

Incremento del PH

2003

Donaciones 2003

Juan Simón Gutiérrez (atribuido) (Medina Sidonia, 1643 - Sevilla, 1713)

Gloria de ángeles niños
Óleo sobre lienzo.106 x 108 cm
Legado testamentario dispuesto por Dña. Isabel del Ojo Espeso.

 

Tanto la técnica como el estilo recuerdan a los del pintor seguidor de Murillo, natural de Medina Sidonia, Juan Simón Gutiérrez. Aunque de estilo murillesco, sus modelos tienen cierta personalidad. Las figuras se mueven con gracia y soltura dentro de la composición, con la delicadeza y el ritmo más propios del espíritu del siglo XVIII.

Se observan en la obra rasgos en los tipos físicos y detalles como los ramos de flores que llevan los ángeles, de un claro paralelismo con los de las dos únicas obras reconocidas como de Simón Gutiérrez: La Virgen y el Niño con Santos Agustinos, del Convento de la Santísima Trinidad de Carmona y Santo Domingo confortado por la Virgen y Santas Mártires, perteneciente a la colección del Museo.

Manuel González Santos (Sevilla, 1875 - 1949)

Sin pan. Hacia.1905

Óleo sobre lienzo. 180 x 200 cm
Donación de Adela Perea, 2003

 

Obra de final del siglo XIX que pone de relieve la pervivencia en la escuela sevillana de temas de tipo popular. En este caso, el autor recrea un tema cercano a la crítica social que lo aleja de lo anecdótico para aproximarlo al realismo social imperante en la pintura española de ese momento en consonancia con las novelas por entregas y los folletines del momento en los que el  hambre y la pobreza eran una constante para conmover a los espectadores y lectores.

Sin pan muestra un interior humilde con una familia que nos hace partícipes de su pobreza y desesperación en el gesto de tristeza y el llanto de la madre, que mira  al espectador o en el abatimiento del padre, cuyos útiles de trabajo vemos apoyados en la pared de la izquierda.


González Santos (1875-1949) pertenece a la generación de pintores formados en la escuela de pintura local bajo las enseñanzas de Eduardo Cano y, sobre todo, de José Jiménez Aranda. Durante toda su trayectoria se mueve en postulados cercanos al naturalismo, tanto en la representación de temas cotidianos como en el paisaje

Adquisiciones 2003

Louis de Caullery, atribuido (Cambray, Francia, hacia 1580 - Amberes, 1621)

Vista de Sevilla

Óleo sobre cobre. 39 x 54 cm.

Adquisición de la Junta de Andalucía para su depósito en el Museo de Bellas Artes de Sevilla, 2003

 

Aunque Louis de Caullery trabajó para aristócratas españoles no viajó a España, por lo que esta pintura se basa en alguna de tantas imágenes grabadas de la ciudad que se difundieron por Europa a lo largo de los siglos XVI y XVII. 

Muestra una imagen ideal de la ciudad en la que destacan sus edificaciones más señaladas, entre las que están el Puente de Triana, la Catedral, la Giralda, el Alcázar, la Torre del Oro, las Atarazanas, la Torre de la Plata y el río Guadalquivir. Se trata de una visión panorámica de la opulenta y poderosa ciudad de Sevilla en esa época, que nos permite comprender la fascinación que ejercía en sus habitantes y en los viajeros.

El interés por el género pictórico de vistas arquitectónicas se inicia a finales del XVI por influencia de la pintura flamenca, influencia que recibió Caullery y a la que añadió su particular elegancia y la sutileza de su gama cromática.