Las Colecciones

Incremento del PH

2006

Adquisiciones 2006

San Roque

Bernabé de Ayala (Sevilla, ? - hacia 1672)
San Roque 
Óleo sobre lienzo. 220 x 110 cm.
Adquisición de la Junta de Andalucía para su depósito en el Museo de Bellas Artes de Sevilla, 2006

 

Esta obra fue atribuida por Ceán Bermúdez a Bernabé de Ayala, conocido seguidor e imitador de Zurbarán. Nos muestra a san Roque representado con los atributos que le son propios, vestido de peregrino, apoyado en un báculo y acompañado de su inseparable perro. 

Según la hagiografía cristiana, san Roque se contagió del mal de la peste cuando practicaba la caridad con los enfermos. Es por ello que en muchas de sus representaciones aparece, como en este caso, acompañado de un ángel que le cura una úlcera de su pierna provocada por la enfermedad.

La adquisición de este lienzo, junto con Santa Lucía, viene a cubrir un vacío en la colección del museo que hasta el momento carecía de obra alguna de este autor.

San Sebastián

Luis de Vargas (Sevilla,hacia 1505 - 1567)
San Sebastián
Óleo sobre tabla. 112 x 54 cm.
Adquisición de la Junta de Andalucía para su depósito en el Museo de Bellas Artes de Sevilla, 2006

 

Interesante obra de uno de los pintores más relevantes de la escuela sevillana del Renacimiento aunque, hasta la fecha, sólo estaba representado en el museo por la obra La Purificación, adquirida por la Junta de Andalucía en el año 1990, y por dos tablas atribuidas a su círculo: Aparición de Cristo Resucitado a la Virgen y Jesús entre los doctores

Según la leyenda, san Sebastián, fue comandante de la guardia pretoriana de Diocleciano, sin saber este que era cristiano. Sufrió martirio por ello en Roma, donde fue condenado a morir asaetado. A partir del Renacimiento es común encontrarlo representado como soldado romano, tal y como lo vemos en esta obra: con coraza, armado con un pilum y llevando sus atributos más frecuentes, el arco y la flecha que sostiene con la mano izquierda. En la derecha sujeta un crucifijo.

Santa Lucía

Virgen con el Niño

Angelino Medoro (Roma, 1576 - Sevilla, 1631)
Virgen con el Niño, hacia 1622
Óleo sobre lienzo. 162 x 123 cm.
Adquisición de la Junta de Andalucía para su depósito en el Museo de Bellas Artes de Sevilla, 2006

 

Esta obra está firmada por Angelino Medoro, pintor italiano de finales del siglo XVI y principios del XVII, cuya presencia se constata en Sevilla en torno al 1586.

La Virgen con el Niño ha sido adquirida por la Junta de Andalucía con el fin de completar la colección de pintura de artistas extranjeros que trabajaron en Sevilla entre las dos centurias.

En el lienzo se representa a la Sagrada Familia acompañada de san Juanito y un santo dominico que bien podría tratarse de santo Domingo. En primer plano aparece el Niño dormido, tendido y desnudo, llevando una rosa en su mano. Al lado, san Juanito mira cómplice al espectador y pide silencio. En un segundo plano, una joven Virgen María centra la composición que se completa con san José dormido a un lado y el santo al otro. Los personajes se recortan sobre un fondo dorado y circular que destaca de la oscuridad.

Imagen en alta resolución (Google Arts & Culture)

2007

Depósitos 2007

Cabeza de apóstol

 

Gracias al depósito del Museo Nacional del Prado podemos contemplar esta obra de la primera época de Velázquez  que se expone junto con el Retrato de Cristóbal Súarez de Ribera, la única obra que se conservaba, hasta ahora, en el Museo del genial pintor sevillano.

Representa la cabeza de un apóstol no identificado que probablemente formaba parte de un apostolado. El fuerte naturalismo lo relaciona, según algunos autores, con las obras de un Ribera joven.

Con toda probabilidad el pintor ha tomado un modelo real. De ahí  su rostro ajado, con fuertes surcos de arrugas, barbado y con una penetrante mirada que no deja indiferente al espectador. Con gran economía de tonos cromáticos el pintor ha conseguido transmitirnos muy eficazmente sensación de vida. Una pindelada enérgica y amplia dota a la figura de carácter y vigor pero también de una mirada afligida que le confiere cierto tono melancólico. Una fuerte iluminación, que proviene de un foco situado a la izquierda, incide con intensidad sobre el rostro haciendo destacar la figura del fondo neutro con el que establece un fuerte contraste y del que le separa una sutil luminosidad que no llega ser un halo y lo situa espacialmente.

Adquisiciones 2007

El prendimiento de Cristo

Luis de Vargas (Sevilla hacia 1505 - 1567)
El prendimiento de Cristo, hacia 1562
Pintura sobre tabla traspasada a lienzo, 67 x 109 cm
Adquisición de la Junta de Andalucía para su depósito en el Museo de Bellas Artes de Sevilla, 2007

 

Junto con la obra La Purificación, adquirida por la Junta de Andalucía en el año 1990, las dos tablas atribuidas a su círculo, tituladas Aparición de Cristo Resucitado a la VirgenJesús entre los doctores, y el San Sebastián, también adquirido este año, completa la obra de Vargas que se encuentra en el Museo.

Representa el momento del prendimiento de Cristo, según el Evangelio de San Juan, donde se narra lo sucedido. Cuando se encontraba en el huerto de Getsemaní rezando con sus discípulos, fue interrumpido por Judas, quien lo traiciona con el beso, señal para que los soldados lo identificasen y apresasen. A la derecha puede observarse a Pedro, quien corta la oreja al soldado Malco. 

En la factura de la obra se percibe el conocimiento del arte de Rafael, así como el empleo de grabados de la época. La gama cromática en la que predominan los tonos verdes, morados y rosados así como el dibujo, lo acercan al resto de la obra de este autor

2008

Depósitos 2008

Virgen del Rosario con santo Domingo y santa Catalina de Siena

Lucas Valdés (Sevilla 1661 - Cádiz 1725)
Virgen del Rosario con santo Domingo y santa Catalina de Siena, hacia 1725
Óleo sobre lienzo, 136 x 204 cm.
Depósito de la Junta de Andalucía, 2008

 

La obra representa a la Virgen con el Niño en brazos que, acompañados de santas y ángeles, se aparecen a santo Domingo de Guzmán, fundador de la orden dominica, y a santa Catalina de Siena, su monja principal, para entregarles un rosario que ambos, arrodillados, reciben con recogimiento. La orden dominica promovió el rezo del santo rosario y la devoción a la imagen de la Virgen con el niño bajo la advocación del Rosario.

En el plano celestial, acompañan a la Virgen santa María Magdalena, que lleva el bote de ungüentos y santa Catalina de Alejandría, acompañada de la rueda de su martirio. Dos ángeles mancebos cierran la composición en los dos laterales.

En el ángulo inferior izquierdo, se encuentra un perro que sujeta con sus patas un globo terráqueo y muerde con su boca una antorcha encendida. Esta figura es una representación alegórica de la orden de predicadores, los dominicos, y se suele encontrar asociado a muchas imágenes visuales relacionados con ella, tanto en pintura y escultura como en decoraciones arquitectónicas. A la derecha del santo, un grupo de angelitos sostienen la vara de azucenas y el libro con sus escritos.

Adquisiciones 2008

Boleras del beso

Manuel Rodríguez de Guzmán (Sevilla, 1818-Madrid, 1867)
Boleras del beso. Hacia 1850
Óleo sobre lienzo. 84 x 104 cm.
Adquisición de la Junta de Andalucía para su depósito en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.

 

Dentro de la producción de Manuel Rodríguez Guzmán, son comunes este tipo de representaciones que gozaban de gran demanda entre el público burgués. En ellas suele aparecer una o varias bailaoras, como centro de atención de la composición, en medio de un grupo de personas que las jalean o tocan instrumentos. En la obra están bailando un tipo de baile denominado boleras del beso porque al cruzarse las bailarinas se dan un beso, tal y como describen algunos viajeros en la década de 1850.

Atendiendo a la técnica y ejecución, Luis Méndez data la obra en torno a 1850, coincidiendo con otras similares del mismo autor. Con la adquisición por parte de la Junta de Andalucía de esta obra, se incide en el objetivo de completar la colección del XIX del museo.

Ermita junto a los pinares de Oromana

José Arpa Perea (Carmona, Sevilla, 1858 - 1952)
Ermita junto a los pinares de Oromana, hacia 1939-1940
Óleo sobre tabla. 31 x 20 cm.
Adquisición de la Junta de Andalucía para su depósito en el Museo de Bellas Artes, 1996

 

La obra representa el Cerro del Calvario, coronado por la ermita de San Roque, que se encuentra en el entorno de los Pinares de Oromana al sur de la localidad sevillana de Alcalá de Guadaira. 

El cerro se retrata en primer término desde un punto de vista muy bajo logrando una composición de gran efecto visual ya que el montículo se convierte en el protagonista indiscutible. Completan la pintura la línea de arbolado y los pequeños templetes diseminados por la ladera que formaban parte de un antiguo recorrido penitencial. 

Es extraordinario el tratamiento de la luz, el contraste entre las zonas luminosas y sombrías que se alternan en diagonal, subrayando así la inclinación de la ladera. Entre la alargada sombra que se proyecta en primer término y la del frondoso pinar, aparecen el cerro y la ermita envueltos en una tonalidad cálida, rica en matices por la proyección de la luz del atrardecer. La orografía del montículo se resalta con una paleta de gran riqueza cromática a base de amarillos, naranjas y verdes, matizados con blanco y tonos viólaceos, estos útlimos utilizados sobre todo para las sombras. El pincel se carga de materia en las zonas iluminadas mientras que se aplica de forma más plana y con gran delicadeza en el cielo. Algunos trazos, concisos pero esenciales, definen algunos elementos como es el caso de la fina línea roja que configura los troncos de los árboles que destacan del espesor del bosque o del pequeño grupo de excursionistas que apenas se deja adivinar en la linde del pinar. 

Paisaje

José Pinelo (Cádiz, 1861-Sevilla,1922)
Paisaje,1883
Óleo sobre tabla, 31 x 20 cm. 
Adquirido por la Junta de Andalucía para su depósito en el Museo de Bellas Artes de Sevilla, 2008

 

Con el fin de ir cumpliendo el objetivo de completar la colección permanente del  siglo XIX, la Junta de Andalucía adquirió en subasta esta obra. Se configura como un tipo de pintura realista, característica de la producción del pintor y de la temática desarrollada dentro de la llamada "Escuela de Alcalá", bajo cuyo nombre se aglutinaba un gran número de artistas del momento que, con Emilio Sánchez Perrier a la cabeza, acudía a los alrededores de Alcalá de Guadaíra para pintar del natural. 

Pinelo realiza esta obra poco después de regresar a España tras su estancia en Roma, donde había estudiado con José Villegas. Comienza su dedicación a la pintura de paisaje tras una periodo de convalecencia de una enfermedad, que le hace retirarse a una finca del campo y entrar en contacto con la naturaleza, a partir de lo cual ya no abandonará jamás este género con el que tantos éxitos cosechó.

Mostrando el intervalo 21 - 30 de 48 resultados.