Las Colecciones

Incremento del PH

2004

Adquisiciones 2004

Francisco Varela (Sevilla, 1580/1585 - Sevilla, 1645)

Última cena, 1629
Óleo sobre lienzo. 190 x 105 cm
Adquirido por la Junta de Andalucía para su depósito en el Museo de Bellas Artes, 2004

 

Presenta afinidades con la obra del mismo tema que se conserva en la iglesia de San Bernardo de Sevilla, considerada la obra más significativa de este autor. Ésta a su vez se inspira en una obra del italiano Licio Agresti da Forlí, grabada por Cornelis Cort lo que supuso su gran difusión y utilización por parte de otros artistas. 

La escena sucede un interior clasicista tal y como se aprecia en el fondo de la composición. Los apóstoles se reúnen en círculo en una composición vertical muy marcada como si se desarrollara más en altura que en profundidad. Podemos reconocer a San Juan, el discípulo preferido, al que acoge Jesús y a Judas que, en primer término, se vuelve hacia el espectador llevando en su mano la bolsa con las monedas fruto de su traición. 

Esta pintura  presenta el interés de ser una de las escasas obras firmadas y fechadas por el artista. Igualmente su tema iconográfico, la última cena, es interesante al estar poco representado en la colección del Museo

Juan de Roelas (Flandes, hacia 1570 - Olivares 1625)

Niño Jesús Salvador
Óleo sobre tabla, 70,3 x 47,3 cm.
Adquirido por la Junta de Andalucía para su depósito en el Museo de Bellas Artes de Sevilla, 2004

 

El Niño se cubre con una túnica blanca que alude a su infancia. Sobre ésta se dispone una roja que premoniza su dramático destino: la pasión. La pequeña cruz con estandarte simboliza su resurrección y el triunfo sobre la muerte, representada ésta por una calavera sobre la que apoya el pie con suma delicadeza. El Niño está sentado sobre una bola del mundo que representando el triunfo de la fe. La serpiente que, en el tercio inferior, está mordiendo una manzana es la manifestación del triunfo del nuevo hombre sobre el antiguo, sobre el pecado original. 

Posiblemente esta tabla perteneció a la puerta del sagrario del retablo de la sacristía de la capilla de los flamencos del desaparecido Colegio de Santo Tomás de Sevilla. En este mismo retablo se encontraba el Martirio de San Andrés, obraque se puede ver en la sala V del Museo.

Juan de Uceda (Sevilla, hacia 1570 - Sevilla, 1631)

Virgen del Rosario
Óleo sobre lienzo. 121,5 x 95 cm.
Adquisición de la Junta de Andalucía para su depósito en el Museo de Bellas Artes de Sevilla, 2004

 

Obra representativa del estilo de este pintor que trabaja en Sevilla en el primer tercio del siglo XVII, en un momento en el que la pintura local se mueve entre un estilo manierista heredado del siglo anterior y las nuevas formas naturalistas introducidas con la obra de Juan de Roelas. En esta línea se encuentra esta obra en la que se aprecia un mayor realismo en el tratamiento de la luz, una incipiente expresividad en los personajes, superando, en parte, la frialdad anterior y un mejor tratamiento de las telas, menos rígidas y de pliegues menos duros y quebrados. 

Ofrece además, el interés de aportar nuevos datos sobre la obra del artista, ya representado en el Museo con La Trinidad en la Tierra y  El Tránsito de San Hermenegildo.

Sebastián de Llanos Valdés (Sevilla?, hacia 1605 - Sevilla, 1677)

San Jerónimo penitente en el estudio, 1665
Óleo sobre lienzo. 107 x 81 cm.
Adquirido por la Junta de Andalucía para su depósito en el Museo de Bellas Artes de Sevilla, 2004

 

Fechada en 1665, corresponde a la etapa de madurez del pintor. 

En esta obra de influencia murillesca, el santo aparece representado según su iconografía tradicional, arrodillado en la cueva y asociado a los elementos que le son característicos: los libros sagrados, la calavera, el crucifijo, los anteojos y en la esquina superior izquierda, apenas perceptible, los rojos ropajes, que aluden al cardenalato.

2005

Adquisiciones 2005

Francisco de Herrera, el Viejo (Sevilla 1576/1590 - Madrid 1654)

Desposorios místicos de Santa Catalina, 1615
Óleo sobre lienzo. 243 x 167 cm.
Adquisición Junta de Andalucía para su depósito en el Museo de Bellas Artes de Sevilla, 2005

 

Obra de juventud de Herrera el Viejo que resulta de especial interés para documentar la etapa de formación del pintor. La obra, fechada en 1615, la realiza a la edad de 25 años cuando su estilo está todavía en formación y se deja influenciar muy claramente por el Manierismo de las últimas décadas del siglo XVI, perpetuado al inicio del siglo siguiente con la obra de Francisco Pacheco. Resulta por ello una obra temprana con cierta rigidez.

Este lienzo amplia la presencia de Herrera el Viejo en la colección, que cuenta ya con obras tan destacadas como La apoteosis de San Hermenegildo y La Visión de San Basilio

Francisco Niculoso, el Pisano (Pisa?, último tercio de s. XV - Sevilla, hacia 1529)

Virgen con Niño, 1500-1529
Cerámica policromada. 17,5 x 16,5 cm
Adquirido por la Junta de Andalucía para su depósito en el Museo de Bellas Artes, 2005

 

Francisco Niculoso, el Pisano, ceramista italiano,  establece su taller en el barrio sevillano de Triana. Es el primer artista que, fuera de su Italia natal, aplica la pintura cerámica polícroma a los azulejos Su llegada a la ciudad supone la introducción del nuevo estilo renacentista. 

La excepcional calidad de esta pieza la sitúa al mismo nivel que el retablo del oratorio de Isabel la Católica en el Real Alcázar de Sevilla, considerado el mejor conjunto del autor.

El pequeño formato de esta pieza no es obstáculo para que Pisano cree una obra monumental en la que un dibujo realizado con los trazos justos ofrece una composición plena de naturalidad y humanidad. A esto se une un colorido escaso en variedad pero de un vistoso efecto cromático. 

José Gutiérrez de la Vega (Sevilla, 1791 - Madrid, 1865)

Pareja de majos, hacia 1830
Óleo sobre lienzo. 83 x 72 cm.
Adquisición de la Junta de Andalucía para su depósito en el Museo de Bellas Artes de Sevilla, 2005

 

El pintor Gutiérrez de la Vega es junto a Esquivel el más destacado representante de la Escuela Romántica Sevillana. Llegó a ser un artista de prestigio, muy solicitado por las clases altas sevillanas y madrileñas para la realización de retratos. Cuenta además con una abundante producción de pinturas de tema religioso.

La obra adquirida supone la incorporación a la colección del museo de una temática muy escasa en la producción de Gutiérrez de la Vega como es la costumbrista, lo que permite ampliar la visión de este artista que se ofrece en nuestras colecciones.

La escena está guiada por el gusto de la época por plasmar personajes típicos, alentado por el mercado de clientes extranjeros y posee los rasgos característicos de la producción costumbrista del pintor en la que muestra gran soltura para captar escenas de galanteo, majos, bailaores y músicos.

Manuel García Rodríguez (Sevilla 1863 - 1925)

Vista de Sevilla, 1986
Óleo sobre lienzo. 39,5 x 74,5 cm.
Adquirido por la Junta de Andalucía para su depósito en el Museo de Bellas Artes de Sevilla, 2005

 

García Rodríguez pertenece al grupo de pintores sevillanos pioneros en la pintura de paisaje conocido como la Escuela de Alcalá. Este grupo frecuentaba los aledaños y extramuros de esta localidad sevillana, cuyos rincones y vistas de las orillas del Guadalquivir convirtieron en una constante dentro de su producción.

García Rodríguez, en un ejemplo típico de su obra pictórica, nos presenta un paisaje de los alrededores de Sevilla, ciudad que también representó en multitud de pinturas tomando preferentemente como tema las vistas del río y los encuadres del puerto. La obra adquirida es la primera de este autor que ingresa en la colección del museo.

Manuel Rodríguez de Guzmán (Sevilla, 1818 - Madrid, 1867)

Baile en la taberna, 1854
Óleo sobre lienzo 62,5 x 83 cm.
Adquisición de la Junta de Andalucía para su depósito en el Museo de Bellas Artes de Sevilla, 2005

 

Obra del pintor sevillano del siglo XIX Manuel Rodríguez de Guzmán, especialista en pinturas de tema costumbrista. La escena es típica de su producción con la habitual presencia de majos, bailarinas y demás personajes populares. Estas escenas fueron muy apreciadas por la clase alta local y por los viajeros extranjeros que visitaban Sevilla, que veían en ellas una imagen idílica de Andalucía, próxima a su mentalidad romántica.

La obra adquirida, primera de este pintor que ingresa en las colecciones del museo,  permite ofrecer a visitantes e investigadores una visión más completa de la pintura romántica sevillana, en la que el costumbrismo es elemento fundamental.

Virgilio Mattoni (Sevilla 1842 - 1923)

El abad
Óleo sobre lienzo, 45 x 32,5 cm.
Adquisición de la Junta de Andalucía para su depósito en el Museo, 2005

 

Virgilio Mattoni pertenece a la generación de pintores sevillanos de la segunda mitad del siglo XIX, formados en la Escuela de Bellas Artes local, que completaron su formación viajando a Roma. Fue autor de retratos, temas religiosos e históricos, como éste, realizados según el estilo académico que en ocasiones intenta acercarse a corrientes contemporáneas, en especial a la pintura modernista. 

En esta pintura encontramos elementos habituales en su producción como su tendencia al empleo de un vistoso colorido y al detallismo descriptivo. 

La obra adquirida por la Junta de Andalucía supone la primera de este autor que ingresa en la colección del Museo.

Mostrando el intervalo 11 - 20 de 45 resultados.