Información general

Actualidad

12 de octubre. Cristóbal Colón llega a América

Con motivo de la llegada a América de Cristóbal Colón el 12 de octubre de 1492 presentamos una obra del escultor sevillano Antonio Susillo, que se encuentra expuesta en el Claustro Mayor del Museo y es copia de uno de los bajorrelieves que el mismo realizó para el monumento erigido en Valladolid con motivo del cuarto centenario de este acontecimiento

Carmen Laffon. El estudio de la calle Bolsa de Sanlúcar de Barrameda

Exposición temporal. Del 2 de octubre de 2020 al 28 de febrero de 2021. La celebración de la muestra se suma a otras dos exposiciones, que el Centro Andaluz de Artes Contemporáneo y la Fundación Cajasol ofrecerán simultáneamente en Sevilla, y que exploran otros aspectos de la obra de la artista, de modo que todas ellas suponen una importante revisión de su producción

Tarde de toros (II)

Como continuación a las estampas del siglo XIX comentadas en "Tarde de toros (I)", publicadas en esta misma web, presentamos varias obras de la colección del Museo, o que pueden contemplarse en sus salas, de conocidos pintores sevillanos y andaluces que desarrollaron su carrera en los siglos XIX y XX y representaron la fiesta preferentemente desde los postulados de la pintura costumbrista y realista.

Tarde de toros (I)

A través de las obras de temática taurina, pertenecientes a la colección del Museo de Bellas Artes de Sevilla, queremos reflejar esta tradición que experimentó una auténtica eclosión en España a partir del siglo XVIII, si bien la transmisión del imaginario popular de sus representaciones tuvo su culmen a partir del siglo XIX, cuando se convirtió en parte esencial de las representaciones culturales y festivas de una sociedad.

Un paseo por la Feria de Abril

Dentro de la multitud de obras con temática costumbrista de la colección del Museo de Bellas Artes de Sevilla, hemos seleccionado un grupo de ellas relativas a la Feria de Abril y pertenecientes al rico repertorio iconográfico que sobre este tema comenzó a generarse desde mediados del siglo XIX, momento cuya visión romántica y pintoresca generaría la tradicional imagen que fascinó a muchos viajeros extranjeros y que daría fruto a la concepción actual de la fiesta sevillana. Evocaciones nostálgicas en las que cada autor plasmó su particular versión del mundo feriante que perduran como valiosos testimonios ya que hoy, igual que ayer, permanece como testimonio del carácter y seña de identidad de la ciudad.