Información general

Actualidad

Atrás

Velada de San Juan y San Pedro, Museo de Bellas Artes de Sevilla

Velada de San Juan y San Pedro, 1898
José García Ramos (1852 -1912)
Gouache y lápiz grafito sobre papel. 465 x 293 mm
Firmado en el ángulo inferior derecho a tinta negra: "J. García y Ramos"
Donación Prensa Española, 1948

 

Este dibujo pertenece a un grupo de seis que fueron publicados en la revista Blanco y Negro entre 1895 y 1898. En ellos el artista trata, con desenvoltura, y a veces con gracia y sentido del humor, diversas costumbres, fiestas o aspectos de la vida de la ciudad. Fueron donados al Museo por Juan Ignacio Luca de Tena, marqués de Luca de Tena, en nombre de Prensa Española, editora de la revista, para completar la sala que el patronato del Museo había dedicado a García Ramos tras la donación de varios cuadros de su discípulo Alfonso Grosso, por aquel entonces director de esta institución.

Como significativo del mes de junio, muy en la línea de su pintura costumbrista, el artista ha reflejado la celebración de la "velá" de San Juan y San Pedro, santos que se conmemoran los días 24 y 29 del mes. Divide la composición en dos partes diferenciadas otorgando la misma importancia al ambiente en que se desarrolla la escena como a los personajes que la animan.  La superior está ocupada toda ella por los farolillos de papel a la veneciana que un operario está reponiendo y que adornan la calle por la que transitan los personajes. En la inferior un grupo de señoras, algunas elegantemente ataviadas y con abanicos, y otras al modo más popular, con mantones y flores en el pelo, acompañadas de algún caballero, se dispone en semicírculo frente al espectador como si se hubieran parado para que las retrataran. De hecho alguno de los personajes mira directamente hacia alguien situado fuera del cuadro. El autor dibuja perfiles y detalles con el lápiz negro, utiliza el blanco para realzar e iluminar las formas y aprovecha el tono del papel para introducir otro color más.

En la época en que se realizó este dibujo todavía se celebraban en junio otras veladas como las de San Antonio o San Vicente. Era la ocasión para que los distintos barrios de la ciudad y sus habitantes se engalanaran para festejar a los santos con verbenas, testigo de las cuales ha quedado hoy la de Santa Ana en Triana. Esta de San Juan y San Pedro, que se celebraba ya en el siglo XVII en la Alameda de Hércules, contaba con innumerables puestos de juguetes, buñuelos, dulces, avellanas y frutos en las calles aledañas, bandas de música y fuegos artificiales. Así se desprende de varios escritos del siglo XIX que cuentan la gran popularidad y ambiente de esta muy concurrida fiesta.

Galería de imágenes