Las Colecciones

Restauración / Conservación

Restauración y conservación

Intervenciones en las piezas 2013

José Ignacio Cobo y Guzmán (1666 - 1746)

El Nacimiento de San Pedro Nolasco

1718

 

Óleo sobre lienzo

CE2129P

La obra había sido previamente intervenida en dos ocasiones,  pero se hacía necesaria una nueva actuación debido a las deficiencias de los métodos empleados y a los deterioros que aún persistían.

En la primera restauración se efectuó un forrado en el que fueron mutilados ambos laterales del soporte,  apareciendo pintura  original en los márgenes. No obstante, el forrado actualmente se mantiene en un estado correcto,  con un grado de adhesión y  planitud  aceptables, sólo con  leves abolsamientos en la zona central. 
 
El deterioro de  la capa pictórica era producto de las condiciones medioambientales en las que la obra estuvo expuesta previamente a su ingreso en el museo en el claustro del Convento de la Merced de Córdoba.  Los cambios higrométricos y de temperatura originaron tensiones y distensiones en el soporte que se han trasladado a las capas superpuestas de imprimación y pictórica.  El resultado es la presencia de un cuarteado muy acentuado de retícula amplia, y la formación ulterior de cazoletas cóncavas en determinadas zonas, dando lugar a cuantiosas pérdidas de pequeño formato  por toda la superficie, pero sin mostrar problemas de adhesión. 
Muchas de ellas aparecían cubiertas por repintes desbordantes procedentes de la primera restauración, y otras han sido reintegradas en la última actuación con pigmentos al barniz, pero sin interponer un estucado previo.


Presentaba también pequeñas manchas o decoloraciones en forma de salpicaduras o gotas procedentes probablemente de  haber realizado trabajos de encalado en el entorno de la obra sin tomar las debidas precauciones de protección.

En el tratamiento efectuado se ha intentado recuperar de modo aproximado el formato original  de la obra haciendo visible la pintura de los márgenes laterales que ocultaba el marco. Ha consistido básicamente en los siguientes procesos:

Mantenimiento del forrado,  eliminación de los abolsados y aplanamiento de los bordes.
Colocación de bandas de refuerzo perimetral. 
Montaje en un nuevo bastidor de mayor formato.
Limpieza de la superficie: remoción del barniz aplicado en 1989 y de la suciedad y repintes no retirados en dicha intervención. 
Reintegración  volumétrica y pictórica de las múltiples pérdidas mediante sistema discernible a corta distancia a base de un punteado.
Aplicación de una capa de protección con acabado satinado.
Dadas las nuevas dimensiones de la obra, elaboración de un marco dorado de moldura plana.

 

Restauradora: María José  Robina Ramírez