Las Colecciones

Obras Singulares

San Pedro Tomás

Fray Juan del Santísimo Sacramento (Puente Genil, Córdoba 1611 - Aguilar de la Frontera, Córdoba, 1680).
Óleo sobre lienzo.
106 x 84 cm.
Hacia 1670 - 1680.
Procedencia
Convento de San José de Carmelitas Descalzos.
Comentarios
Natural de Puente Genil y de nombre Juan de Guzman, Fray Juan aprendió la pintura con el lucentino Jiménez de Illescas, al que acompaña a Roma para formarse. Toma el habito de la orden del Carmen en el Convento de Sevilla a partir de 1634, pasando largo tiempo en el Convento que la orden tenía en Aguilar de la Frontera, donde pintará la mayoría de sus cuadros. La obra refleja al santo obispo carmelita de Constantinopla, que combatió a los infieles tanto con la espada como con la pluma, recibiendo de la Virgen María la promesa de continuidad de su Orden hasta el final de los tiempos, y que falleció en Famagusta en 1366.

Crucificado

Anónimo italiano.
Marfil tallado sobre cruz de madera.
47 x 13 x 7 cm.
Siglos XVII - XVIII.
Procedencia
Colección Manuel de Torres y Torres.
Comentarios
Esta obra, de iconografía flamenca, aunque de posible procedencia italiana, es ejemplo del esplendor alcanzado por la eboraria o talla del marfil en los siglos XVII y XVIII. La disposición de los brazos de Cristo, en línea vertical respecto a la horizontal de los brazos de la cruz, está vinculada al ideario jansenista protestante de limitar la gloria sólo a los elegidos, aunque tuvo bastante aceptación en la cultura española del momento a partir de las copias de los modelos de Rubens. Perteneció al sacerdote y pintor cordobés Manuel de Torres y Torres, que alcanzó la dignidad de Obispo de Plasencia y que debió adquirirlo en el curso de alguno de sus viajes.

Huida a Egipto

Antonio Acisclo Palomino (Bujalance, Córdoba, 1655 - Madrid, 1726).
Óleo sobre lienzo.
81 x 105 cm.
Hacia 1712 - 1714.
Procedencia
Comercio privado.
Comentarios
Palomino, formado en Córdoba junto a Antonio del Castillo y Juan de Alfaro, se establece en Madrid a partir de 1678, alcanzando pronto la condición de Pintor de Cámara de Carlos II. Logró importantes encargos por toda la geografía española y se dedicó también a escribir sobre la técnica de la pintura, así como las biografías de los más singulares artistas españoles que le precedieron. Este lienzo representa un episodio de la vida de Cristo que es recogido en los evangelios apócrifos, siguiendo muy de cerca la lección dada por Lucas Jordán en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. No puede descartarse que perteneciese a una serie sobre la infancia del Salvador, como ponen de manifiesto las diversas copias y réplicas conservadas en Córdoba.

Nacimiento de San Pedro Nolasco

José de Cobo y Guzmán (Jaén, 1666 - Córdoba, 1746).
Óleo sobre lienzo.
168 x 206 cm.
1718.
Procedencia
Convento de Mercedarios Calzados.
Comentarios
Oriundo de Jaén, Cobo se establece en Córdoba a partir de 1700 como pintor de cámara del obispo Salazar y Góngora (1687-1705), aunque su mayor actividad la lleva a cabo al servicio de su sucesor, Marcelino Siuri (1717-1731). La obra ilustra el primer episodio de la vida del fundador de la Orden de la Merced y forma parte de la serie realizada por el artista a partir de 1718 con destino al claustro del convento mercedario de Córdoba. De la serie completa sólo esta obra pasó al museo, debido a la falta de espacio. La obra se inspira en la estampa homónima realizada por Jusepe Martínez en Roma hacia 1620, y en el cuadro pintado por Zurbarán diez años más tarde para la casa matriz de Sevilla, y refleja el momento del nacimiento del Santo en que, conforme a la leyenda, las abejas formaron en su mano un panal de miel.

Matanza de los inocentes

Miguel de Verdiguier (Marsella,1706 - Córdoba, 1796).
Plumilla y aguada grisácea sobre papel verjurado.
20,8 x 30 cm.
Entre 1760 y 1796
Comentarios
El marsellés Miguel de Verdiguier se estableció en Córdoba de la mano de su compatriota el arquitecto Baltasar Devretón, a raíz de los desastres causados por el famoso terremoto de Lisboa de 1755. Despliega toda su actividad por diferentes ciudades andaluzas, especialmente Córdoba, Jaén y Granada, siendo su taller continuado por su hijo Luis. Escultor de gran habilidad, dominador de todas las técnicas escultóricas, este dibujo es propio de su manera de hacer y del nuevo gusto académico dieciochesco traído de Francia.

Academia masculina (Alegoría de la Escultura)

Mariano Salvador Maella

Lápiz sanguina sobre papel verjurado

475 x 375 mm.

1759

Procedencia
Depósito Inurria
Comentarios

Entre 1758 y 1765, Mariano Salvador Maella permanece en Roma desarrollando una extraordinaria labor como parte de lo que puede considerarse el final del periodo formativo. Durante estos años, realizaría numerosos dibujos y, entre ellos, ocupan un destacado lugar las Academias, muchas de las cuales fueron enviadas a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. De estos envíos, quedan constancias de los realizados en 1760, 1763, 1764 y 1765, sumando un total de 42 dibujos de Academias más otro grupo cuyo número no se especifica. Fueron, sin duda, unas obras muy apreciadas y de ello da prueba el que, a la hora de seleccionar dibujos, para enviar a la Academia de San Carlos de Valencia, los académicos de San Fernando eligieron los de Maella para que sirvieran de modelos de aprendizaje.

Una de las Academias realizadas en Roma será esta firmada y fechada en noviembre de 1759, cuando el artista tenía 20 años, respondiendo a este tipo de dibujos que, a partir del siglo XVIII, fueron tan frecuentes.

Repite Maella en esta obra formato e inscripción similares a otros muchos de los dibujos llevados a cabo durante sus años romanos, realizados en gran formato sobre papel verjurado y con una detallada inscripción que deja constancia de su nombre junto al mes y año de realización, constando además -en este como en otros casos- un número de serie que debe corresponder al orden de ejecución o a la numeración de un posible cuaderno o cartilla de estos dibujos.

Realizada a sanguina, procedimiento habitual en las academias romanas del maestro, está en perfecta consonancia técnica y estética con los dibujos conocidos de este periodo.

Es éste un fiel reflejo de lo que, para Pérez Sánchez, son las Academias de Maella, que muestran bien el rigor y precisión de su formación en el estudio del desnudo, incluso en sus primeros años.

Don Pedro Salvador Carmona y Doña María García Gómez

Manuel Salvador Carmona (Nava del Rey, Valladolid, 1734 - Madrid, 1820).
Sanguina, grafito y albayalde sobre papel.
18,5 x 14,5 cm.
Hacia 1780.
Procedencia
Colección Ángel Avilés.
Comentarios
Manuel Salvador Carmona se inició en las artes, junto a sus hermanos José y Juan Antonio, en el taller de su tío Luis, escultor de renombre, pasando luego a París, donde entró en contacto con los más importantes grabadores del momento, en especial con el taller de Nicolás Dupuis. Volvió a España para sustituir a Juan Bernabe Palomino en la cátedra de la especialidad en la Real Academia de San Fernando. En esta pareja de retratos plasma a sus padres siguiendo las técnicas con pretensiones pictóricas habituales de la época. Se considera que están realizados hacia 1780, momento en que también realiza otra obra al grafito de idéntico motivo, y que se conserva en la Biblioteca Nacional. Ambas pudieron servir de preparatorio para la estampa que completaba el álbum de retratos familiares que realizó para homenajear a su padre, y que regalaba a sus amigos con motivo del fallecimiento de éste.

Gaitero napolitano

Joaquín Martínez de la Vega (Almería, 1846 - Málaga,1905).
Óleo sobre lienzo.
173 x 102 cm.
Hacia 1865.
Procedencia
Diputación de Córdoba.
Comentarios
Aunque nacido en Almería, y antes de su definitivo establecimiento en Málaga, Martínez de la Vega estudio en Córdoba y Sevilla, siendo pensionado por la Diputación de Córdoba para ampliar estudios en Roma. Esta pensión le comprometía a enviar a la Diputación, como contrapartida, alguna obra de las allí realizadas. La obra debió ser ejecutada en la Ciudad Eterna, tocando un asunto popular napolitano mezclado con la influencia tenebrista del artista barroco José de Ribera. Es un excelente ejemplo de la atracción que la pintura del Siglo de Oro y los modelos velazqueños producen en la enseñanza de la época, junto al gusto coetáneo por los tipos costumbristas.

Tipo árabe

Mariano Fortuny y Marsal (Reus, Tarragona, 1838 - Roma, 1874).
Acuarela sobre papel grueso.
37,9 x 26,2 cm.
1867 - 1899.
Procedencia
Testamentaría del artista.
Comentarios
Mariano Fortuny fue uno de los artistas españoles más significativos y afamados de su tiempo. Enlaza la pintura plenairista con la de casacones, poniendo de moda el gusto por el tableautín o cuadro de pequeño formato que resultaba de fácil adquisición para la naciente burguesía en ascenso. Fruto de sus viajes por Marruecos, primero como corresponsal de guerra y luego de forma particular, Fortuny realizó una copiosa colección de bocetos, apuntes y trabajos sobre los tipos y costumbres del país magrebí, que dependía entonces parcialmente de España. Es lo que se ha dado en denominar "orientalismo", aunque en su caso dentro de una tendencia costumbrista, bastante alejada de la opción "fantasiosa" que otros artistas practicaron gracias a la atracción que les producía el exótico Oriente.

Autorretrato de Velázquez

Mariano Fortuny y Marsal (Reus, Tarragona, 1838 - Roma, 1874).
Aguafuerte sobre papel.
Papel, 23 x17 cm.; huella, 12 x 10 cm.
1873.
Procedencia
Colección Ángel Avilés.
Comentarios
Aunque fueron variadas las ocasiones en que Fortuny se acercó al arte de grabar, quizás ésta, por su propósito, fue una de las más singulares. Responde al encargo que le hiciera su amigo, el Barón Davillier, para ilustrar la edición francesa de la Memoria de Velázquez acerca de cuarenta y una pinturas enviadas por Felipe IV al Escorial, considerada autógrafa del pintor sevillano. El pintor catalán partió en su realización de un dibujo, que le fue enviado a Roma, del supuesto autorretrato conservado en el Museo de Valencia. Este dibujo era entonces muy célebre, por tratarse de una donación realizada en 1835 por el cónsul de España en Niza, y contribuyó a aumentar el fervor romántico por la figura del célebre pintor de Felipe IV.
Mostrando el intervalo 31 - 40 de 51 resultados.