Las Colecciones

Incremento del PH

Adquisiciones 2007

Juan Antonio de Frías y Escalante. Inmaculada Concepción

Óleo sobre lienzo. 210 x 175 cm.
Fdo.: ¿ESCALANTE. F,T/A"

Entre el conjunto de artistas que Córdoba aporta a la pintura madrileña de la primera mitad del siglo XVII, Escalante cuenta entre los más notables, pues acude pronto a Madrid con su madre viuda, aunque no se le comienza a documentar hasta 1650, en que trabajará en el taller de Francisco Rizi, impregnándose de las últimas tendencias entonces de moda: el venecianismo pasado por Rubens y Van Dyck, y el nuevo ímpetu colorista de Agostino Mitteli y Michele Colonna, que por entonces decoraban los principales templos de la capital de España.

A pesar de su prematura muerte a los treinta y cinco años de edad, su producción conocida lo delata como un laborioso pintor que dejó un significativo número de obras,entre las que destaca el conjunto de sus Inmaculadas,que tienen su mejor arranque en el ejemplar del Museo de Budapest, firmado en 1663.

El Museo de Bellas Artes de Córdoba no conservaba ninguna obra de este artista, por lo que ha sido adquirida ésta que pasa por ser la mejor de sus Inmaculadas conocidas hasta el momento,- a pesar de lo cual no había sido estudiada ni difundida -, apreciándose en ella la fusión de elementos y motivos utilizados en otras, como la del Convento benedictino de Lumbier (Navarra) o la existente en una colección privada, ambas de 1666.

Donaciones 2007

Francis William Topham. Muchacha andaluza

Francis William Topham 
(Leeds, Yorkshire, 1808 ¿ Córdoba, 1877)
Muchacha andaluza. Siglo XIX ¿ C. 1853-55

Acuarela sobre papel. 353 x 260 mm.

Considerablemente desconocido en España, Francis William Thopam es el padre de una saga de artistas británicos - entre los que destaca su propio hijo Francis William-Warwick Topham (1838-1924) -, que puede conformar el  prototipo de pintor viajero romántico, como lo fueron en su tiempo Ford, Robert  o Taylor.
Nacido en Leeds (Yorkshire), tuvo una esmerada formación académica y participó desde muy joven en los Salones pictóricos de la época con una obra de tipo realista, romántica y costumbrista que deslumbró por su calidad. 
A partir de su triunfo en el Salón de la Real Academia Británica de 1832, pasó a ganarse la vida como ilustrador y decorador de escenarios teatrales, convirtiéndose en el ilustrador oficial de las primeras novelas publicadas por Charles Dickens en su tierra.

Realizó diversos viajes por Europa y dos concretamente a España, durante el segundo de los cuales murió accidentalmente en Córdoba cuando se encontraba descansando en la Fonda Suiza, siendo enterrado en el cementerio protestante.

Ello ha motivado a sus herederos actuales a realizar la donación de esta obra con objeto de acrecentar el importante fondo sobre papel del Museo, con lo que son ya dos las que del artista se conservan en instituciones públicas cordobesas.

España en el corazón. Homenaje a Pablo Neruda

Carpeta con grabados de autor

En 2004, la Fundación de Artes Plásticas Rafael Botí de la Diputación de Córdoba, en colaboración con el Taller Experimental de Gráfica de La Habana y de Choco, patrocinó una experiencia conjunta entre cuatro artistas cordobeses y cuatro cubanos, consistente en la realización de una carpeta de grabados con ese título. En la misma participaron los cordobeses Nieves Galiot, Jacinto Lara, Miguel Rasero y Javier Flores; y los cubanos José Omar Torres, Zaida del Río, Roberto Fabelo y el propio Choco, quedando compuesta de una obra por autor que, con distintas técnicas, fue estampada en el taller cubano sobre papel Guarro de 760 x 560 mm. de 250 gramos de peso. Uno de los ejemplares de una tirada de 150, fue donado al Museo por la Fundación Botí.

Daniel Vázquez Díaz. Armadura de Jiménez de Quesada

Daniel Vázquez Díaz (1882-1969)

Armadura de Jiménez de Quesada. 1936
Óleo sobre cartón.46 x 36,5 cm. 
DJ1447P
Donado por D. Rafael Botí Torres

La ejecución de las pinturas murales sobre el descubrimiento de América, entre 1927 y el 12 de octubre de 1930, para el Monasterio de Santa María de la Rábida, reportaron al artista onubense no sólo su obra de mayor embergadura, sino también su proyección como el mayor pintor español del hispanismo de su tiempo. Así, tras la finalización de la guerra civil, a la sombra de las nuevas relaciones entre España y el mundo Iberoamericano que puso en marcha el nuevo régimen de Franco,recibía una serie de encargos entre los que se suelen citar como más significativas sus pinturas sobre la Anunciación del descubrimiento (1942), Santa Rosa de Lima (1945), Hernán Cortés (1948) y Francisco Pizarro (1948), ésta última en la sede del Instituto madrileño de Cultura Hispánica.

Relacionado con estos trabajos, y directamente también con el Retrato de Jiménez de Quesada que pintara en 1941 para el Banco Nacional de Bogotá (Colombia), se encuentra esta obra realizada en 1936, en la que plantea la vestimenta militar que habría de dar al famoso conquistador cordobés del Reino de Nueva Granada.  

Adquisiciones 2007

Antonio Acisclo Palomino. San Acisclo

San Acisclo. 1712-13
Óleo sobre lienzo. 82 x 51 cm.
En 1712, un ya afamado Palomino bien asentado en la Corte como pintor del Rey, contrata con el Cabildo de la Catedral de Córdoba la sustitución de los lienzos del retablo mayor del templo, que había realizado setenta años atrás el giennense Cristobal Vela Cobo, con la condición de que repitiera los asuntos tratados en origen. Para su aprobación, el pintor realizó sendos bocetos o estudios preparatorios a tamaño menor, siendo éste el del Santo Mártir Patrono de Córdoba, que ocupaba el lugar izquierdo del primer piso del mismo, con el que hace pareja por la derecha su mártir compañera Santa Victoria.

Ha sido adquirido del comercio de arte de la capital de España por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía a propuesta del Museo,cumpliéndose así una vieja aspiración respecto a estos bocetos, ya que se intentaron  comprar sin éxito por Enrique Romero de Torres hacia 1918, cuando formaban parte de la colección cordobesa de la Marquesa del Mérito y Valparaiso.