Las Colecciones

Incremento del PH

Adquisiciones 2006

Anónimo Cordobés

ANÓNIMO CORDOBÉS 
Segunda mitad del siglo XVI
San Juan Evangelista
Óleo sobre tabla
125 x 90 cm

Recuperada del mercado de arte, donde figuraba como Anónimo español, esta pintura se encuentra indudablemente relacionada con los talleres cordobeses de la segunda mitad del XVI, en los que destacan los nombres de Baltasar del Águila, Pedro Fernádez Güijalvo o Francisco de Castillejo.
Representa a San Juan Evangelista en actitud de bendecir con su mano derecha, mientras con la izquierda sostiene su típico atributo - cáliz de rica orfebrería del que sobresale un mostruo alado con forma de serpiente -, situado en un paisaje abierto con alguna arquitectura de raigambre clásico con típica factura de época.

Donaciones 2005

ANÓNIMO CORDOBÉS

Adoración de los Reyes Magos. 1704.
Tinta parda o sepia a plumilla sobre papel verjurado.
210 x 295 mm
Fdo. y fechado en el ángulo inferior izdo.: "RIBASCOF. OCTUBRE 18 1704".

Fechado en Córdoba en 1704 por algún artista desconocido de apellido "Ribas", se trata de una copia en parecidas dimensiones de un dibujo de Antonio García Reinoso (Granada, 1623 - Córdoba, 1677) que también se conserva en el museo. Muy posiblemente realizado con intención de ser llevada a un mayor formato mediante cuadrícula.

Adquisiciones 2005

ANTONIO MOHEDANO DE LA GUTIERRA (1561-1623)

Virgen con el Niño (Virgen de las rosas)
Óleo sobre lienzo
106 x 85 cm

Obra significativa y de considerable calidad dentro de la producción de este artista del círculo lucentino-antequerano formado en la tradición manierista de Pacheco y Céspedes, que permanecía desconocida hasta el momento.

Adquisiciones 2006

Antonio del Castillo: Paisaje con San Juan Niño dormido

ANTONIO DEL CASTILLO SAAVEDRA (Córdoba, 1616 - 1668)
Paisaje con San Juan Niño dormido. 
Óleo sobre lienzo. 
99 x 181,5 cm. 

El Museo de Bellas Artes de Córdoba posee un significativo número de obras del que fuera el principal pintor local en la centuria del XVII, cuya fina manera de hacer al gusto del barroco llegó a crear escuela en su ciudad.Sin embargo, son escasas las obras de Castillo directamente relacionadas con la temática del paisaje, lo que acrecienta el valor añadido de esta obra de singular belleza, que se consideraba perdida hasta tiempos muy recientes, habiendo sido adquirida por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía en el mercado de arte madrileño, al que habría pasado a raíz de su aparición en una colección particular londinense.  

Adquisiciones 2008

Antonio del Castillo. El sueño de San José

Antonio del Castillo Saavedra. Córdoba,1616-1668
El sueño de San José. Óleo sobre lienzo. 46 x 36 cm.
CE2756P

Al incremento de obras de Castillo,- principal maestro del siglo de Oro cordobés-, que viene manteniendo el Museo en los últimos tiempos, se añade ahora ésta de concepto paisajístico, que formó parte de una serie de cuatro, vista por su discípulo Palomino en casa de D. Francisco de Torres Liñán, Contador de la Catedral de Granada. De ellos daría cuenta en el texto referente a su vida como "hechos con singular gracia y primor".

Se trata de una modalidad de paisaje con asunto bíblico, que fue bastante practicada por el artista, generalmente con destino a las moradas de los aristócratas de la época. Junto a su compañera titulada El sacrificio de Isaac, ha sido adquirida por el Ministerio de Cultura del comercio madrileño a propuesta del Museo.

Antonio del Castillo. Avestruz

Antonio del Castillo Saavedra (Córdoba 1616-1668)

Avestruz
Tinta sepia a plumilla sobre papel verjurado.
293 x 233 mm. 

Ang.inf.izdo.,a tinta: "Aº,Cº" (Firma no original) / "Nº 35"

Parte inf.central: Restos de sello estampado en azul de antigua colección particular.

Antonio del Castillo Saavedra no sólo representa la cumbre de la pintura barroca cordobesa, sino también de su dibujo, suponiendo una de las aportaciones más concluyentes y completas al dibujo andaluz del Siglo de Oro.

El Museo de Bellas Artes de Córdoba guarda un significativo número de dibujos salidos de su mano, que introducen y explican su actividad respecto a diversas temáticas y facetas. Entre ellas se encuentra la de la representación de animales, a la que viene a sumarse este dibujo de avestruz caminando, ave exótica que habría sido objeto de interés del artista en varias ocasiones. Ha sido adquirido para el Museo por el Ministerio de Cultura del comercio madrileño.

Antonio del Castillo Saavedra. Sacrificio de Isaac

Antonio del Castillo Saavedra. Córdoba,1616-1668

Sacrificio de Isaac
Óleo sobre lienzo. 46 x 36 cm.
CE2386P

En relación al incremento de las obras de Castillo,- principal maestro del Siglo de Oro cordobés-, que viene manteniendo el Museo en los últimos tiempos, se añade ahora ésta de concepto paisajistico, que formó parte de una serie de cuatro vista por su discípulo Palomino en casa de D. Francisco de Torres Liñán, Contador de la Catedral de Granada, de la que daría cuenta en el texto referente a su vida como "hechos con singular gracia y primor".

Se trata de una modalidad de paisaje con asunto bíblico, que fue bastante practicada por el artista, generalmente con destino a las casas de los aristócratas de la época. Junto a su compañera, titulada El sueño de San José, ha sido adquirida por el Ministerio de Cultura del comercio madrileño a propuesta del Museo.

Adquisiciones 2006

Antonio del Castillo Saavedra (Córdoba,1616-1668)

ESTUDIO DE DOS CABEZAS DE ANCIANOS BARBADOS 
188 x 158 mm 
Pluma parda sobre papel verjurado

Una de las facetas más características de Castillo fue la de la ejecución de repertorios de cabezas de ancianos mostrándolos en diferentes actitudes: de frente, perfil o tres cuartos, con un riguroso estudio de sus rasgos fisionómicos. Fueron utilizados como dibujos preparatorios y sulen estar inspirados en modelos del flamenco Abraham Bloemaert, cuyos grabados mostraban también a diferentes tipos barbados similares,siendo los del cordobés mucho más vibrantes y nerviosos

Antonio del Castillo Saavedra (Córdoba,1616-1668)

PAISAJE CON ÁRBOLES Y MALEZA 
312 x 217 mm. 
Pluma sepia sobre papel

Se trata de uno de los dibujos más interesantes del artista, que lo coloca como el paisajista más importante de los dibujantes del Siglo de Oro español, además de contener en el reverso, el original manuscrito de un poema del propio pintor titulado Quejarse un 
prado porque el enero lo había agotado, cuya grafía es exactamente la del artista.

El hecho de contener un poema dedicado a la belleza de la naturaleza, manifestada en un prado que se agota en enero por los rigores del frío, y al presentar por la cara principal un paisaje propio de chaparros o lentiscos, característico de la serranía cordobesa, hace pensar en la posibilidad de que fuera dibujado cuando Castillo vive, tras su tercer matrimonio en 1654 con Francisca de Paula Lara y Almoguera, en el Cortijo "Rubio el Bajo" de la campiña cordobesa, como está acreditado documentalmente.

Antonio del Castillo Saavedra (Córdoba,1616-1668)

ESTUDIO DE TRES CABEZAS DE ANCIANOS BARBADOS 
209 x 145 mm 
Pluma rojiza y aguada sepia sobre papel 

Al hablar de la actividad gráfica de Castillo, cuenta Palomino su "gran facilidad en hacer dibujos de cuanto se le ofrecía; y así quedaron innumerables cuando murió: de los cuales no tengo yo la menor parte, y los más hechos de pluma; y algunas cabezas (especialmente de viejos) hechas con plumas de caña: para lo cual buscaba unos carrizos, o cañas delgadas, que tienen los canutos largos (de que hacen en Córdoba las cerbatanas, para que los muchachos arrojen los huesos de las almezas) y los cortaba como plumas de gordo, y con aquéllas gustaba de dibujar cabezas grandes, con plumeadas gruesas, con gran magisterio y libertad".

Las figuras de perfil de este dibujo se pueden relacionar con las cabezas de alguno de los ancianos que escuchan la predicación de San Francisco en la obra San Francisco predicando ante el papa Honorio III, de la Parroquia de San Francisco y San Eulogio de 
Córdoba.

Mostrando el intervalo 31 - 40 de 46 resultados.