Las Colecciones

Incremento del PH

Adquisiciones 2008

Nueva colección de juguetes

348 nuevas piezas que amplían la colección del museo.

La adquisición de esta colección de juguetes, ofrecida por el Sr. Castro Segura, consiste en 348 piezas que representa todas las tipologías que se pueden establecer en este fenómeno: en cuanto al sexo, encontramos juguetes asociados a niños, a niñas y también mixtos; en cuanto al espacio de juego, se dan tanto los juguetes de exterior -en menor medida- como los de interior o domésticos; en cuanto a su funcionalidad la colección abarca toda la variedad posible (juguetes de acción, de cálculo, de habilidad física, de escenificación o imitación, etc).

El Museo ya adquirió en 2005 una colección de juguetes pero la presencia entre ellos de juguetes de estas características era escasa ya que la mayor parte de ellos eran muñecas europeas de finales del S. XIX. Con esta adquisición, en la que la variedad es mayor se completa prácticamente la colección de juguetes del museo.

Adquisiciones 2005

La colección de juguetes del museo aumenta

Más de 150 juguetes antiguos ingresaron a finales de 2005 

La Consejería de Cultura ha adquirido a Doña Carmen Contreras una colección de juguetes extraordinariamente variada. La colección se compone de más de 70 muñecas, cromos, estampas, comics, juguetes de lata, de cartón y de madera, el mobiliario de una casita de muñecas, mecanos, juegos educativos, proyectores de películas, etc.

Donaciones 2003

Donación García Martínez

Ingresa en el museo una colección de diverso material etnográfico

Gracias a la generosidad de Doña Mª Covadonga García Martínez, el Museo vió incrementados sus fondos relacionados con el ajuar doméstico con esta variada colección. La donación consta de más de 50 piezas que incluyen desde vajillas a enseres de costura y desde piezas textiles a escrituras de viviendas.

Donaciones 2009

Donación Dª Rosario Rey Lora

La colección ofrecida en donación por Dª Rosario Rey Lora está compuesta  por varias prendas de ropa interior de mujer  además de un batón infantil de primera postura.

El grupo de ropa interior femenina está integrada por dos camisas interiores, unas bragas calzón y un conjunto de sujetador de tipo bandeau y braga a juego. Es bastante probable que todas estas piezas formaran parte del ajuar de novia que, en aquella época,  las mujeres preparaban para su matrimonio. En este caso son prendas usadas por mujeres de clase acomodada, de exquisita factura, realizadas con materias primas de alta calidad y que seguramente fueran confeccionadas en talleres especializados. Cabe destacar en ellas, las técnicas de bordado empleadas en la decoración, que constituyen magníficos ejemplos que se incluyen dentro del grupo de los denominados bordados en blanco, combinándose diversos puntos como el de realce al pasado, bodoques, vainicas y deshilados a filtiré. También merecen especial mención los encajes, que igualmente muestran distintos géneros, presentando gran finura y plasticidad.

Cronológicamente el conjunto corresponde al periodo posterior al abandono del uso del corsé  siendo exponente de los profundos cambios que se produjeron en la ropa interior femenina tras la I Guerra Mundial.
Además la donación incluye un batón infantil de primera postura de inicios del S. XX, que al igual que en el caso de las prendas anteriores, constituye una pieza de factura delicada, decorada con deshilados a filtiré y encajes de gran finura a pesar de su carácter mecánico

Donaciones 2010

Donación Dª Carmen Rey

La donación de Doña Carmen Rey agrupa una colección muy heterogénea de enseres.

Un primer grupo lo compone una serie de piezas textiles entre las que destaca un mantón de Manila de la segunda mitad del siglo XIX, un mantoncillo negro o un conjunto de cristianar. Un segundo grupo, menos numeroso, lo componen algunas armas de fuego de finales del siglo XIX y principios del siglo XX que enriquecen la colección existente en el Museo, entre ellos destaca un revolver de bolsillo para mujeres, tipo Hamerless, con cachas de nácar y funda de cuero. Por último, la donación se completa con algunas piezas relacionadas con el aseo personal, el ajuar de Primera Comunión

Donaciones 2009

Donación Doña María Luisa Ruiz Jiménez

La donación ofrecida por Doña María Luisa Ruiz Jiménez consta de 122 objetos de tocador y aseo, principalmente femeninos, fechados entre 1905 y 1960.

La colección fue reunida por la donante a lo largo de su vida profesional como propietaria de un salón de belleza durante más de 30 años y se centra en dos grandes conjuntos de piezas: estuches y polveras para maquillaje por una lado y frascos de perfume, aunque también incluye lápices de labios, estuches de colorete, lociones, fijadores, jabones, cremas, etc.

La colección ofrece una buena selección de los principales fabricantes españoles de este periodo: Myrurgia, Dana, Instituto Español, Laurendor, Gal, Mas, Calber, etc., pero también recoge una muestra de marcas extranjeras principalmente francesas y americanas: Coty, Piver, Tokalon, Lanvin, Gemey, Risler, Elisabeth Arden, Klytia, Marlice, Jean Patou, etc.

La colección, además de documentar los hábitos higiénicos y de belleza de las mujeres de esa época, permite también hacer un seguimiento a los estereotipos comerciales, estéticos y decorativos de este tipo de objetos a lo largo del periodo que cubre la colección: la apelación a Oriente como fuente de belleza y al exotismo en general a través de nombres como Emir, Maderas de oriente, Jungla, Gran Mogol, Pompeya, etc.; el tópico español en aquellos casos en los que se pretendía una expansión internacional de la marca: Maja, Flores de Talavera, Embrujo de Sevilla, Morena clara, Flor de Blasón, etc., y al romance y a los sentimientos como ámbitos esencialmente femeninos: Promesa, Tabú, Requiebro, Mis amores, Amour Amour, etc.

Los estuches y envases además permiten documentar a través de los diseños, la influencia de corrientes estéticas de carácter artístico que han ido marcando las distintas etapas: novecentismo, art decó, cubismo, fauvismo, surrealismo, etc.

Donaciones 2014

Donación de Rosa María Parets Altés

Ropa interior femenina

Las dos prendas interiores femeninas, una camisa y un pantalón, son de entre finales del siglo XIX y principios del XX.

Según la información suministrada por la donante, las prendas se las entregó su abuela como conjunto. Sin embargo el estudio de las piezas demuestra que se trata de prendas independientes, ya que presentan diseño y técnicas distintas, además de estar marcadas con combinaciones de iniciales diferentes.

La camisa, confeccionada a máquina con tejido de tafetán de algodón de color blanco, presenta cuerpo entallado con pinzas, abertura posterior con botonadura oculta forrada, escote recto rematado con pasacintas, canesú delantero decorado con bordado mecánico y encaje mecánico imitación Valenciennes y tirantes de encaje mecánico y tira bordada. Presenta, en la zona superior izquierda, las iniciales entrelazadas ¿EA¿ de la propietaria, bordadas al pasado con hilo de algodón blanco. La prenda, que presenta en general buen estado de conservación, está cortada por su borde inferior.

Por su parte, los pantalones están igualmente confeccionados a máquina con tejido de tafetán de algodón de color blanco. Presentan forma amplia con seis pinzas por el delantero y frunces en la zona posterior, tiro cerrado, aperturas parciales en ambos costados con botonadura forrada y perneras hasta media pierna rematadas con volante decorado con entredoses y puntillas de encaje bolillos tipo guipur y  bodoques bordados en blanco. En el costado de la parte posterior, bajo la cinturilla, lleva bordadas las iniciales de la propietaria ¿E.G¿.

Estas dos piezas forman parte del conjunto de prendas interiores con las que tradicionalmente se vestían las mujeres de clase acomodada a lo largo del siglo XIX y principios del XX. Tipológicamente corresponden concretamente a las tendencias de moda que se impusieron en torno a 1900. Son piezas de factura delicada, acorde con la tendencia al lujo que caracteriza la lencería de esta época, que pone de manifiesto el status social de su propietaria, guarnecida de puntillas y entredoses de gran plasticidad a pesar de su carácter mecánico. Se trata asimismo de un valioso testimonio de la nueva realidad higiénica del momento que, con la incorporación de este tipo de prendas, luchaba contra las enfermedades cutáneas y las infecciones. La evolución de estos hábitos incluía no sólo el lavado del cuerpo sino el cambio diario de ropa interior para evitar las enfermedades. El predominio del color blanco está orientado a estas nuevas doctrinas.

El MACPSE cuenta entre sus fondos con tan sólo tres piezas de la misma tipología, ya que son escasos los ofrecimientos de esta clase que recibe el Museo, al conservarse muy pocos ejemplares de estas características. La incorporación de estas prendas permite documentar la evolución de la lencería femenina durante el siglo XIX.

Donaciones 2009

Donación de las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paúl de Sevilla

Piano de tres cuartos de cola y dos casullas

El piano, realizado con madera chapada, posee una extensión de siete octavas, clavijero metálico, apagadores y macillos de fieltro y pedales ¿una corda¿ y de resonancia, montados sobre una estructura con forma de lira. En el frontal del teclado, puede verse el anagrama de la marca ¿Erard¿ realizado en marquetería y en el interior de la zona abatible de la tapa, lleva una medalla conmemorativa que hace referencia a las obtenidas en las Exposiciones Universales de Londres y de París de 1851 y 1855 respectivamente y en la que aparece en torno a la Medalla de la Legión de Honor francesa la siguiente inscripción: ¿Erard / Rue Du Mail / 13 & 21 / PARIS / EXPon UNIVLLE 1867 MEMBRE DU JURY. HORS CONCOURS / EXP UNIVLLE DE LONDRES 1851. SEULE GDE MEDALLE. EXPon UNIVLLE DE PARIS 1855 MEDALLE D¿HONORE MASSONET AEIT¿.


Fue construido por la prestigiosa firma parisina Erard, fundada por Sebastián Erard en 1777, dedicada a la fabricación de pianos y arpas, convirtiéndose en un referente en su campo por las importantes innovaciones de carácter mecánico que patentaron. Entre sus muchas aportaciones cabe destacar su famoso mecanismo de simple repetición, la incorporación del agrafe que permite permanecer a las cuerdas en su lugar exacto después del golpe de martillo, el diseño del mecanismo de tres pedales que se utiliza en la actualidad y sobretodo la creación del mecanismo de doble repetición. Todas estas novedades y la calidad de sus instrumentos, le valieron el reconocimiento internacional, que se materializó con la obtención de las Medallas de Oro de las Exposiciones Universales de Londres y de París de 1851 y 1855.


Dentro de la colección de instrumentos musicales, el MACPSE cuenta con dos pianos de tipo vertical, concretamente un piano de mesa de finales del siglo XVIII y otro de pared del siglo XIX. Carece sin embargo de ejemplares de tipo horizontal, como el instrumento de cola que se ofrece en esta ocasión. Su incorporación permite documentar materialmente las dos categorías básicas de pianos que se fabrican.


Por su parte las casullas ofrecidas corresponden a la tipología de guitarra. La primera está confeccionada con tejido de raso de seda de color marfil con decoración bordada al pasado plano y al realce, realizado con sedas polícromas e hilos metálicos. En el delantero se representa la figura de San Agustín inscrita en un cuadrifolio mientras por la espalda aparece una mandorla con la imagen de la Virgen con el Niño bajo la cual puede verse la escena de la Anunciación. Estos motivos principales aparecen rodeados por decoración floral a base de varas de azucenas, mientras el perímetro se ornamenta con estrecha cenefa de pequeñas flores de lis. El interior está forrado con tejido de tafetán de algodón de color salmón. La casulla forma conjunto con una estola y un manípulo, realizados con el mismo tipo de tejido y decorados con la misma cenefa de flores de lis a la que hacíamos referencia.
La segunda casulla está realizada en raso de fibra artificial probablemente rayón de color azul celeste con decoración pintada al óleo con flores y los anagramas de Cristo y la Virgen en el centro del delantero y la espalda respectivamente. Presenta además galón de seda amarilla por el perímetro de la prenda y por el orfre. El interior está cubierto por un forro de tafetán de algodón azul encerado.


Según la información aportada por las donantes, estas casullas fueron confeccionadas y decoradas por las propias hermanas de la Compañía a mediados del siglo XX. El Museo posee una buena colección de prendas de carácter litúrgico integrada por algunas casullas de la misma morfología pero con técnicas decorativas diferentes a la de las ofrecidas, destacando en este sentido por su carácter inusual, la de decoración pintada.

Donaciones 2003

Donación de Dña. María Sánchez del Villar y Oñate Fernández.

Capelina, mitad siglo XIX.
Camisón y Mañanita, segundo tercio siglo XX.
Telar mecánico/ bordado a mano.
mañanita, 151 x 36 cm; camisón, 134 x 78 x 49 cm; capelina, 92,5 x 62,5 x 55 cm

Donación de Dña. María Sánchez del Villar y Oñate Fernández.

Donaciones 2013

Donación de Dña. María José Palma Borrego

Mantón de Manila

El mantón de Manila fue encargado por la tía de la donante, Dª Jerónima Palma Pérez hacia 1930.

Está realizado con tejido de tafetán de seda de color negro, bordado al pasado plano con punto de matiz chino llevado a cabo con sedas de color blanco marfil. La decoración se distribuye por toda la superficie, extendiéndose simétricamente a partir de los dos ejes principales. El rapport de diseño, que se repite en los cuatro cuadrantes, está constituido por una composición de inspiración oriental de carácter naturalista, orientada hacia el centro de la pieza. El diseño representa un pájaro rodeado de ramas floridas, con finos tallos retorcidos de los que nacen las típicas peonías combinadas con flores de distintas especies y tamaños, sobre las que revolotean mariposas y pequeños insectos de sencillo dibujo. Perimetralmente presenta además, una estrecha cenefa de recorrido serpenteante en la que se suceden pequeños tallos florales repetidos y contrapuestos que se adornan en los ángulos con una flor de mayor tamaño de la que salen hacia ambos lados sendas ramas con hojas y pequeñas margaritas.

Asimismo cabe destacar la magnífica flecadura elaborada en este caso con fibra artificial en blanco marfil, con técnica de macramé de tres bandas decorativas en las que se combinan diversos tipos de rejillas, con las que se crean distintos efectos ornamentales que dan valor a la pieza.

Este tipo de mantones de origen chino y comercializados desde finales del siglo XVIII a través de las rutas marítimas con Filipinas, se convirtieron con el tiempo y gracias a la posterior asimilación por la cultura española, en una prenda habitual y cotidiana entre todas las clases sociales. Aunque inicialmente fueron objetos exóticos, símbolo de un estatus social y económico elevado, a medida que avanzaba el siglo XIX, fue adoptado como complemento imprescindible por las clases populares. En la actualidad su uso ha quedado restringido al mundo del flamenco y al ámbito festivo, ligado a las grandes ocasiones y ceremonias y a actividades relacionadas con el ocio y la diversión .

El museo cuenta con una pequeña colección de mantones de Manila, cuyas piezas responden a esquemas decorativos y cromatismos diferentes, por lo que la aceptación de esta prenda contribuye a ir completando las distintas variantes ornamentales que marcan la evolución de este tipo de prendas.

— 10 Items per Page
Mostrando el intervalo 1 - 10 de 29 resultados.