La Cartuja

Catálogo de sellos

Sellos y marcas

Todas las fábricas de loza del siglo XIX marcaban las piezas que producían con un sello que las identifica y su estudio y catalogación suele ser de gran utilidad para fijar la cronología de las mismas. Estos sellos suelen reflejar, en su forma y texto, los cambios administrativos y de denominación de las empresas, y a veces, como en el caso de la Cartuja, recogen otras circunstancias significativas como la concesión de premios y menciones internacionales que contribuían a forjar una imagen de calidad y prestigio.

Los motivos formales más usados son de origen inglés y entre ellos encontramos el ancla, coronas reales, pergaminos, águila, león rampante, etc. Los contornos más habituales son los circulares de distintos tipo. La identificación de los sellos y marcas ha sido realizada por Beatriz Maestre en su libro La Cartuja de Sevilla. Fábrica de Cerámica.

La mayoría de las marcas se han localizado junto a los decorados grabados en las planchas de estampación de cobre y la cronología se ha determinado de manera aproximativa ya que existen pocos datos de la época entre la creación en 1841 y 1880, fecha de la que conservan carpetas de dibujos. Documentos de diverso tipo posteriores a esa fecha, han permitido completar el catálogo de sellos y marcas así como las propias piezas de cerámica de la fábrica y las que se conservan en colecciones privadas.

De manera genérica, el sello se ubica en el soleto de las mismas y solo algunos prototipos y piezas muy pequeñas carecen de él. Técnicamente se han aplicado mediante procedimientos distintos: en seco o impresas, estampadas o en calcomanía. En los mismos colores de la pieza o en negro o verde. A veces se acompañan de otros signos que ayudan a identificar al operario que las decoró o la fecha en la que se fabricaron. Los sellos más variados son los que aplicaron a las vajillas, a los azulejos y a las piezas de adorno y artísticas.