Las Colecciones

Obras Singulares

Cuenco de loza dorada

Cerámica

5 x 17 cm.

S. XI

Procedencia
Alrededores del Alcázar califal (Córdoba)
Comentarios
Jofaina de reflejos metálicos, comúnmente conocida como ¿loza dorada¿, que ha sido reconstruida en parte. Presenta un solero con repié anular muy bajo, paredes convexas, con tendencia a la sinuosidad y labio exvasado de perfil redondeado o ligeramente apuntado. En cuanto a la decoración, presenta en su interior motivos fitomorfos y epigráficos: un florón central que presenta en su borde una inscripción cuya traducción sería ¿de lo que mandó hacer Almatamid¿. Fue hallada junto a las cloacas del alcázar califal, demostrando dicha ubicación que eran de uso personal del soberano o de los miembros de la casa califal. Este tipo de cerámica, denominada loza dorada o de reflejo metálico, fue un procedimiento decorativo revolucionario que utilizaron por primera vez los ceramistas mesopotámicos, de gran desarrollo en Oriente, y posteriormente, en España e incluso en Italia. Costosa y de difícil realización, su técnica es difícil de aplicar, utilizada únicamente en los grandes centros urbanos. Una de las teorías que explican el origen de esta técnica decorativa se fundamenta en la prohibición del uso de metales preciosos, generalizándose su uso desde mediados del S. XI.

Cimacio con relieve

Mármol

20 x 28 cm.

S. VI

Procedencia
Del Campo de la Verdad (Córdoba)
Comentarios
Fragmento de cimacio realizado en mármol color blanco. En una de sus caras, de acusada inclinación o ángulo muy abierto, se ha representado mediante bajorrelieve una columnata o arquería con cortinajes, algunas de ellas extendidas y otras recogidas. En el otro lateral conservado, el motivo esculpido es un esquema de cruces griegas en damero. La mayoría de los cimacios de este periodo se encuentran en la Mezquita-Catedral, sin embargo, los existentes en el Museo aportan mayor variedad tipológica. Existen básicamente dos tipologías, los de forma clásica o tronco piramidal y los cúbicos. En todos ellos, el grado de inclinación de las caras labradas dependía del mensaje que se pretende emitir. Los motivos tan detallados nos permiten aventurar que el mismo ocuparía un lugar privilegiado en la iglesia, puerta o edificio laico y que el artesano que lo elaboró era conocedor de trabajos italianos similares como los existentes en Rávena.

Fragmento de sarcófago

Mármol

32 x 55 x 8 cm.

S. VI

Procedencia
De La Chimorra. Valle de los Pedroches (Córdoba)
Comentarios
Fragmento de relieve tardorromano (posiblemente sarcófago) conservado en tres trozos. Presenta siete personajes alineados de perfil -salvo el tercero que está representado frontalmente- que visten clámide sujeta por fíbula de puente sobre el hombro derecho. Sólo se ha conservado hasta la altura de la cintura de las figuras. La forma en que éstos han sido representados es bastante esquemática, realizada por medio de incisiones y con una talla muy plana. La escena se enmarca en su parte superior por un listel. La presencia de personajes masculinos con clámide ha llevado a algunos investigadores a comparar esta pieza con una escena de los relieves del lado septentrional del Arco de Constantino y adjudicarlo así a un arco triunfal sobre la vía Corduba-Emerita u otro monumento público. Sin embargo, por el tipo de talla empleada, se pone en relación con el sarcófago paleocristiano de Écija, donde las escenas religiosas son más evidentes. La escena representada parece ser una comitiva de altos funcionarios con una estética que resume formas romanas y que refuerza la escasa presencia de los temas profanos frente a los religiosos.

Cancel visigodo

Piedra caliza

61,5 x 120 x 18 cm.

S. VI

Procedencia
De Córdoba
Comentarios
Arco de ventana de ajimez realizado en conglomerado (roca natural) color amarillo. Presenta dos vanos ultrasemicirculares.Toda la superficie frontal se encuentra decorada mediante una talla muy superficial. La decoración consiste en una cruz patada en el centro con trifolias en los ángulos y a cada lado un círculo que alberga una roseta de seis pétalos con trifolias de hoja central ovalada en sus intersecciones. Bajo estos círculos hay dos trifolias dispuestas en sentido vertical. Este tipo de vanos fueron bastante usuales en las construcciones visigodas, tanto en edificios religiosos como civiles, y su influencia alcanzó, sin grandes cambios tipológicos, a la producción islámica posterior. Cruces, trifolias y rosetas son utilizados como símbolos del triunfo de la fe cristiana sobre el arrianismo y otras herejías coetáneas.

Dama romana

Mármol

162 x 62 x 33 cm.

27 a.n.e.-14 (Época augustea)

Procedencia
C/ Ángel de Saavedra (Frente Convento de Santa Ana) Córdoba
Comentarios

Estatua femenina que viste chiton e himation muy ceñidos. La primera de estas dos prendas sólo es visible justo bajo el cuello, donde constituye pequeños pliegues en forma de V y en la parte inferior de las piernas y los pies. Aquí el plegado es minucioso, fino y profundo. Encima de la túnica se dispone el manto que envuelve toda la figura, resaltando los volúmenes y las formas rotundas de la anatomía femenina. Debido a la marcada torsión del cuerpo hacia el lado izquierdo, los pliegues del vestido siguen direcciones muy dispares, lo cual contribuye a otorgarle una sensación de movimiento sinuoso. De hombros estrechos, la estatua tiene el brazo derecho caído y pegado al flanco del mismo lado, mientras que el izquierdo se dobla para recoger los pliegues del manto que cruzan en diagonal hacia el suelo. La pierna derecha erguida es el principal elemento de sostén. La izquierda, flexionada y retrasada. De los zapatos cerrados, calcei muliembres, sólo se aprecia la punta.

La delicadeza y el cuidado están presentes en la ejecución de esta pieza. El escultor conoce y plasma a la perfección, y con gran belleza, la técnica de los paños mojados, que nos permite observar la anatomía femenina. La labor del trépano es aplicada en zonas muy concretas que da lugar a profusos contrastes de claroscuro. Las formas suaves y livianas de la anatomía femenina predominan frente a las concentraciones de paños. Se alza sobre un plinto, trabajado con puntero, que presenta sus frentes perdidos. Desde el punto de vista estilístico, esta pieza mantiene grandes semejanzas con la Servilia de la necrópolis de Carmona, si bien, los modelos hay que buscarlos en esculturas tardoclásicas y helenísticas de la Escuela de Éfeso, y, en concreto, en la llamada Helena.

Togado

Mármol

156 x 64 x 32 cm.

S. I (45-54) Principios de época claudia

Procedencia
Espejo (Córdoba)
Comentarios
La escultura está vestida con túnica, con pliegues que arrancan del hombro izquierdo y pasan sobre la cadera y parte de la pierna derecha, dibuja una extensa masa de dobleces profundos. Posee un amplio balteus que se ajusta a la cintura, estructurado en tres grandes pliegues irregulares que dotan a esta parte de la toga de gran movimiento. Sobre éste se apoya el umbo, con una forma alargada, en ¿U¿. Bajo la ima toga, que transparenta las formas de la cadera y de la pierna izquierda aparece lo que se conserva de la lacinia, constituída por cuatro pequeños pliegues longitudinales. El escultor domina perfectamente la técnica del trépano en la realización de los pliegues, dotando al ropaje de gran movilidad y plasticidad, así como de contrastes en la luminosidad. El peso de la figura recae sobre la pierna izquierda, mostrándose completamente vertical y con cierta rigidez, mientras que el lado derecho da una clara impresión de relajamiento y reposo. El brazo derecho, que encajaba en la escultura a la altura del codo mediante un perno de hierro conservado, se representa caído, aunque ligeramente adelantado, mientras que el izquierdo queda doblado a la altura del codo, con la mano hacia el frente, portando algún objeto. La mano izquierda y la cabeza constituían piezas aparte que iban engarzadas en los huecos que se han conservado en el brazo y en el cuello. Adosada al lateral izquierdo de la toga aparece la ¿capsa¿, configurada de manera muy sencilla, como un cilindro decorado con bandas realizadas mediante incisiones. La parte posterior de la escultura está trabajada muy someramente.. El modelo tomado para la realización de esta escultura es el Augusto Vía Labicana. Por sus características tipológicas, se adecua a los togados de época claudia. Está relacionado asimismo con otro togado del Museo Nacional Romano, procedente de Roma y fechado en época claudia, lo que permite datar la pieza a principios de la citada época, entre los años 41-54.

Placa decorativa de época romana

Mármol

120 x 55 x 8 cm.

S. I (25-50) Época julio-claudia

Procedencia
C/ Abderramán III (Córdoba)
Comentarios

Placa marmórea decorada en relieve con una guirnalda vegetal de hojas que se desarrolla en toda la placa y en una sola dirección, y cuyos frutos (entre los que se encuentran ajos, bellotas, adormideras, piñas) están sujetos por cintas que cuelgan a modo de ínfulas en los extremos y al interior de la guirnalda. Presenta una gran calidad en la talla, con un estudiado efecto del claroscuro para crear relieve.

La pieza posiblemente sea de importación, o bien, puede tratarse de una elaboración cordobesa capaz de reproducir con maestría los modelos itálicos. Infunde un mensaje de prosperidad que se relaciona con el codificado lenguaje oficial augusteo, muy en la línea de los motivos del Ara Pacis, en el que frutos y elementos naturales, son signos de fertilidad y se vinculan con la felicidad y la prosperidad que el emperador trae a su pueblo. El poder de las imágenes como  labor de propaganda imperial. El modelo que reproduce también se puede relacionar con modelos anteriores de época tardorrepublicana que se mantienen durante el reinado de Augusto. Formaría parte de un edificio principal de la ciudad, aunque fue reutilizada en una tumba de época tardía en la necrópolis norte o del Brillante.

Dama iberorromana

Piedra caliza

60 x 55 x 25 cm.

27 a.n.e. - 68 (Época julio claudia)

Procedencia
Los Castellares (Puente Genil)
Comentarios

Busto femenino de piedra caliza labrada, pulimentada y cincelada, que en origen debió ser una estatua de cuerpo entero que en un momento determinado se corta de forma irregular a la altura del pecho. Presenta una frontalidad que enlaza con el tipo de Damas ibéricas, aunque muestra un cuidado peinado y un aspecto general propio ya del gusto romano. La dama se presenta con la cabeza velada; varios pliegues de la palla se ven todavía sobre el hombro izquierdo, parte izquierda del busto y muy poco sobre el hombro derecho. El rostro ofrece una cara ovalada con ojos almendrados, nariz recta y boca pequeña con labio inferior y mentón bien formados. El peinado presenta ocho bandas delimitadas por surcos que se ordenan paralelamente a la raya central. La parte anterior del busto se halla cortada verticalmente, habiendo desaparecido los pechos y vestiduras. En la cabeza se observan algunos golpes y rozaduras que también son evidentes en el busto. La parte posterior se encuentra sin tallar, sólo desbastada.

Con un uso o función de representación pública, la pieza se puede datar en la época altoimperial romana, entre los años 27 a.n.e. C y 68 (Época Julio-Claudia). Desde el punto de vista iconográfico, representa un retrato de dama romana. No podemos determinar si se trata de un retrato imperial o de un personaje de la alta clase social de la Bética que adopta plenamente la moda y la expresión de la corte romana. Según algunos arqueólogos, puede identificarse como copia local de un retrato de Iulia Augusta, respondiendo a  la corriente imperante en la época de copiar modelos romanos, sobre todo en vestimenta, de los personajes locales. Estilísticamente, responde aún a los principios de la estatuaria ibérica (frontalidad, hieratismo...) presentando características de la mezcla de culturas en esta primera época, en torno al cambio de era (modelo iconográfico, esquematismo, rasgos retratísticos y técnica de talla). El sentido de esta pieza hay que ponerlo en relación con el gusto de la élite local por asumir modelos de la corte romana, idea propia del proceso de aculturación de esa época.

Relieve arquitectónico

Mármol

60 x 57 x 27 cm.

27 a.n.e. - 14 (Época augustea)

Procedencia
Proximidades del Teatro romano de la ciudad de Córdoba
Comentarios
Fragmento de relieve escultórico de una figura femenina posiiblemente alada, en actitud de movimiento. Va vestida con una larga túnica pegada al cuerpo de la que se adivina ombligo y carnosidades. No conserva la cabeza ni los miembros superiores e inferiores. La figura representada se ha identificado con la diosa Victoria, divinidad romana que se corresponde con la griega Niké, que acompañaba constantemente a Zeus/Jupiter en la lucha contra los titanes. Sus atributos más comunes serían la palma y el laurel, aunque está presente una especie de porta rollos a su derecha. Este relieve pudo formar parte de la decoración escultórica del teatro romano de Colonia Patricia, aunque también de un monumento conmemorativo, intentando emular la decoración del teatro de Marcelo en Roma.

Retrato romano de Clodio Albino

Mármol

60 x 58 x 30,5 cm.

S. II (147-197) Época antoniniana tardía

Comentarios

Retrato masculino con barba y cabellos rizados trabajados a trépano, conservado hasta los pectorales, que responde a formas tradicionales en retratos particulares de época antoniniana. Realizado en mármol blanco con trabajo de gran calidad, es de tamaño superior al natural y conserva parte de un leve barniz de tono rojizo. Es destacable la manera de reproducir la materialidad de los rizos del peinado y de la barba a base de protuberancias, en las que el trépano horada pequeñas cavidades que proliferan a modo de celdillas. Las pupilas están grabadas sin grandes huecos que la sombreen. El pecho desnudo es hueco por la parte posterior y lleva un taladro para ensartarse con un perno. Faltan la nariz y el borde inferior derecho del busto y presenta roturas y pequeños desperfectos en los ojos, mejilla derecha, labio inferior,orejas y mechones centrales del pelo. La cabeza estuvo cercenada y el cuello fracturado por varias partes que unió el escultor Mateo Inurria.

Por las características fisonómicas e iconográficas de este retrato, se puede situar en época antoniniana tardía. Las características técnicas y estilísticas permiten su atribución a un taller romano. Su imagen se ha identificado con la de Clodio Albino (147-197), emperador romano que se enfrenta a Severo en la batalla de Lugdunum (Lyon), considerada de las más cruentas entre ejércitos romanos y en la que el ejército de Albino fue derrotado.
 

Mostrando el intervalo 31 - 40 de 74 resultados.