Las Colecciones

Obras Singulares

Escultura femenina

Mármol

126 x 38 x 26 cm.

S. I - II 

Comentarios
Parte inferior de estatua femenina de tamaño mayor que el natural, conservada desde la cintura hacia abajo y parte del brazo izquierdo, que se presenta levantado, con parte del manto por encima. Viste una especie de chitón largo, ceñido por las caderas con un cordón anudado a la altura del pubis. Se pega estrechamente al cuerpo, del que se modelan, como al trasluz, las piernas y el vientre. El cuerpo descansa sobre la pierna izquierda, doblada ligeramente la derecha. Encima lleva un manto, que le caía por detrás hasta las corvas, recogiéndose sobre el brazo izquierdo uno de sus extremos y pendiendo el otro por el derecho. Pies desnudos sobre sandalias. La escultura presenta un buen tratamiento de la técnica de paños mojados, que dejan entrever la fisionomía femenina. Pudiera tratarse de la iconografía de la diosa Minerva, la diosa itálica de las artes y también de la guerra, que junto a Júpiter y Juno son grandes deidades del panteón romano. Parece una obra fechable en el siglo II, con paralelos en esculturas del marco oriental del mundo romano, en el Museo de Smyrna (en Turquía) y eco de alguna creación de la región milesia.

Thoracata

Mármol

186 x 90 x 80 cm.

S. I

Procedencia
C/ Morería, nº 5 (Córdoba)
Comentarios
Escultura colosal militar romana, ataviada con coraza. Conserva el torso hasta las rodillas, faltándole cabeza y brazos. Lleva el paludamentum o manto sujeto en el hombro derecho por medio de una fíbula, de manera que cae en pliegues sobre el pecho, cubriendo parte de la coraza y recogiéndose sobre el hombro contrario. La coraza se adorna con dos grifos afrontados, con alas, cuerpos felinos, largos cuellos y cabezas cornudas de rasgos leoninos, levantando una de las patas para tocar un nudo del vástago vegetal que sirve de eje de simetría. El borde inferior de la coraza dibuja y sigue la línea del bajo vientre, describiendo una amplia curva en la que se desarrolla una palmeta hacia abajo y un par de hojas de acanto vistas de plano y cuyo periciclo coincide con el hoyo umbilical que hace de centro de la composición. De él brotan dos caulículos que se desenvuelven en roleos y decoran la parte baja de la lóriga, por ambos lados, y hacia arriba el vástago vertical que separa los grifos antes descritos. Bajo la coraza aparece una túnica de pliegues menudos, ceñidos al cuerpo, semicirculares en la parte delantera y cayendo verticales a partir de los costados. La escultura se halló en la zona del Foro de Corduba. La investigación la propone como una representación de Eneas en su huída de Troya, o una representacion de Rómulo, a imagen de las representaciones del Foro de Augusto en Roma. Se adscribe a época Julio-Claudia (primera mitad del siglo I), relacionándose con el uso político de la imagen por parte del emperador Augusto. Se trata de una obra de gran calidad técnica y de importante significacion para la Córdoba romana.

Ladrillo visigodo

Cerámica

32 x 21 cm.

S. VI

Procedencia
De Córdoba
Comentarios
Placa cerámica con decoración a molde realizada en arcilla color rojizo. Cocción oxidante. Presenta forma rectangular con tendencia al cuadrado. En una de sus caras alberga decoración estampada a molde en relieve. Ésta representa en su centro una crátera de cuerpo gallonado, pie y dos asas. A sus lados se encuentran dos pavos reales afrontados respecto a la crátera y bajo ellos sendos sellos circulares en relieve con crismón de tipo constantiniano, flanqueado por las letras apocalípticas alfa y omega. Se trata de unas piezas de gran difusión espacial y cronológica, abarcando el Norte de África, Península Ibérica, Francia y Bélgica. El origen de las mismas no está claro, si bien se cree que su elaboración en la Bética sea producto de la influencia norteafricana. De este modo, se encuentran ejemplares en villas tardorromanas en el sur de la Península y se localizan, hasta el momento, dos focos de producción, uno en los alrededores de Ronda (Málaga) y otro en los de Jerez (Cádiz). Los motivos de las placas procedentes de la Bética son variados, dependiendo de su cronología, hay ejemplares con motivos paganos, aunque los más frecuentes suelen ser de simbología cristiana. Se supone su uso como revestimiento de sepulturas, revestimientos parietales, techumbres o exvotos.

Ladrillo visigodo con crismón

Cerámica

25 x 31 cm.

S. VI

Procedencia
De Carmona (Sevilla)
Comentarios
Placa cerámica con decoración a molde realizada en arcilla color rojo. Cocción oxidante. Presenta forma rectangular vertical. La decoración, situada en una de sus caras, consiste en un motivo central enmarcado en sus laterales y parte superior por una inscripción. Éste es un arco de medio punto, con el fondo gallonado y sostenido por sendas columnas, que enmarca un crismón de tipo constantiniano flanqueado por las letras apocalípticas alfa y omega. Se trata de unas piezas de gran difusión espacial y cronológica, abarcando el Norte de África, Península Ibérica, Francia y Bélgica. El origen de las mismas no está claro, si bien se cree que su elaboración en la Bética sea producto de la influencia norteafricana. De este modo, se encuentran ejemplares en villas tardorromanas en el sur de la Península y se localizan, hasta el momento, dos focos de producción, uno en los alrededores de Ronda (Málaga) y otro en los de Jerez (Cádiz). Los motivos de las placas procedentes de la Bética son variados, dependiendo de su cronología, hay ejemplares con motivos paganos, aunque los más frecuentes suelen ser de simbología cristiana. Se supone su uso como revestimiento de sepulturas, revestimientos parietales, techumbres o exvotos. 

Herma bifronte

Mármol

14 x 11 cm.

S. I - II

Comentarios
Herma bifronte que presenta por un lado a Zeus-Ammón y por otro a su esposa, la diosa Juno. Esta imagen ha sido identificada por otros autores como Dionisos. Júpiter se representa en edad madura y con unos cuernos de carnero (de ahí su asimilación con Ammón), barbado, con bigote y cabellos largos que enmarcan el rostro. Tanto la barba como la cabellera se disponen a partir de rizos en los que se ha usado el trépano. En la boca tiene un orificio que conecta con otro situado en la parte superior de la cabeza, por lo que esta herma pudo servir en origen como surtidor de agua o remate de una fuente. El rostro de Juno o Dionisos  (Versión griega del dios Baco) se presenta también con el cabello largo, dispuesto en tirabuzones a partir de un peinado con raya central y ceñido con diadema o cinta anudada sobre la frente. Tras las orejas, al menos en una de ellas, penden unos elementos que bien pudieran ser el arranque de unas trenzas. Esta cabeza presenta igualmente trabajo con trépano en el cabello y en el nudo de la diadema. Su rostro es un tanto andrógino y presenta el arranque de lo que pudieran ser unas trenzas, frecuentes en este tipo de representaciones. Estas hermas derivan de las "hermai" griegas que se colocaban habitualmente sobre pequeños pilares en espacios abiertos (peristilos, jardines...)

Pata de mesa con forma de león

Mármol

55 x 21 x 10 cm.

S. I

Comentarios
Elemento decorativo doméstico que en origen formaba parte de una mesa circular sostenida por tres patas. La pieza consiste en un pie de mesa o trapezóforo del tipo delphica con forma de pata de felino y que acaba en la parte superior en cabeza de león. Se encuentra fragmentado e incompleto, faltándole el pie, que sería a modo de garra de felino. Presenta la cabeza esculpida con gran detallismo, mostrando la boca abierta y la melena con diferenciación de los mechones. La parte posterior de la cabeza presenta una superficie lisa. Tiene dos orificios en la parte superior, con toda probabilidad para encajar el tablero que tuviese en origen. El modo en que se ha resuelto la unión de la cabeza con la pata es un tanto fantástico, ya que la pata animal acaba en forma de hojas de acanto de las cuales nace la cabeza. Pudo formar parte del mobiliario de una domus de época imperial romana. 

Sacerdotisa ibérica

Piedra caliza

187 x 62 x 40 cm.

250 a.n.e.- 200 a.n.e.

Procedencia
Yacimiento de Torreparedones (Baena-Castro del Río)
Comentarios
Escultura esculpida en caliza de color beige - grisáceo de grandes dimensiones y fragmentada. Esta escultura carece de cabeza, lo que dificulta su identificación. La figura se presenta en pie, destacando por su hieratismo y frontalidad. Va vestida con una túnica y mantos con decoración incisa que intentan representar los pliegues del tejido de forma muy arcaica. Presenta restos de policromía. Las manos están recogidas en el vientre en actitud oferente, muy similar a la de los exvotos iberos. Se ha identificado como parte de un ritual de carácter religioso y funerario. La figura muestra la gran importancia de la mujer en los ritos religiosos ibéricos. Su aspecto majestuoso nos acerca a una dama de alta cuna que puede estar ofreciendo un presente a la divinidad o participar en un rito de iniciación. Fechada en torno al 250 a.n.e., la escultura procede del yacimiento de Torreparedones (Baena-Castro del Río). La cercanía de este yacimiento a varios manantiales refuerza el significado salutífero y de dedicación religiosa del espacio del que la escultura formaría parte. Se ha puesto en relación con otras esculturas iberorromanas que presentan características similares, como es el caso de la Dama del Cerro de los Santos (Albacete). 

Proa de nave

Piedra micrítica

69 x 34 x 60 cm.

S. I (1-50)

Procedencia
Iglesia de San Lorenzo (Córdoba)
Comentarios
Proa de nave realizada en caliza micrítica negra en la que, a pesar del esquematismo en su ejecución, se reconocen perfectamente los diferentes elementos que la componen. El espolón (¿rostrum¿) -guarnecido con espadas-, el acrostolio -en forma de voluta-, y el proembolio, decorado con una cabeza de jabalí. El motivo del ¿rostrum¿ o proa completa elaborados en piedra se convierte en los momentos tardorrepublicanos en tema ornamental de monumentos conmemorativos de victorias navales o de monumentos funerarios de los soldados que las lograron. La pieza debió pertenecer a un monumento funerario de un romano o hispanorromano, relacionado con el mar o el ejército y muerto en la ciudad, seguramente en la primera mitad del siglo I. 

Yamur

Latón

200 x 117 x 20 cm.

S. X

Procedencia
De Alcolea (Córdoba)
Comentarios
Yamur o remate de esferas que culminaba los alminares de las mezquitas. Parte de un vástago central de sección cuadrada que a la altura de la veleta se achaflana y es atravesado por una serie de bolas de diámetro decreciente. Cada una de las cuatro bolas se construye a partir de dos semiesferas soldadas, manteniendo las dos inferiores dos líneas grabadas paralelas. Tres piezas cilíndricas, con moldura inferior y superior, separan dichas esferas, arrancando la inferior con una especie de base o pie moldurado. Tras ellas, en sentido ascendente, se ha instalado una veleta y se ha rematado el vértice con una cruz con tres patas finalizadas en flor de lis. El hierro presente en el eje es el material predominante, el latón de aspecto dorado es el que se ha utilizado en las esferas y las piezas complementarias. Su reutilización en épocas posteriores ha provocado la alteración de su forma original. Es un objeto con función decorativa, simbólica (que representa los distintos cielos) y protectora. Parece proceder de una mezquita de Alcolea (Córdoba). 

Conjunto Azulejos Capilla de San Bartolomé

Cerámica

43 x 101 cm.

S. XV

Procedencia
Capilla de San Bartolomé (Córdoba)
Comentarios
Este conjunto de azulejos formaba parte de la Capilla de San Bartolomé, en la actual Facultad de Filosofía y Letras. Están realizados con la técnica de reflejo dorado, propia de los espacios nazaríes del siglo XIII y XIV, que tendrán su culmen en la cerámica de la Alhambra. La peculiaridad del conjunto la adquieren sus tonos amarronados y cobrizos de resultas de una técnica limitada en el uso de la plata. Las escenas figuradas son interpretadas como alegorías de los sentidos y según otras investigaciones, como escenas cotidianas de amor cortés, caza o festejos. Un número importante de las piezas presentan imperfecciones que apuntan a la realización de los mismos por artesanos de inferior categoría o talleres ambulantes. El uso de estas escenas también parece indicar que pudieran proceder de otro espacio diferente al de la capilla cordobesa. Una estrella de ocho puntas parece enmarcar todos los motivos y le da cierta unidad al conjunto. Estas formas entrelazadas tienen paralelos en la estética romana y bizantina que, posteriormente, la cultura islámica readapta.
Mostrando el intervalo 11 - 20 de 62 resultados.