Las Colecciones

Obras Singulares

Pesa de bronce

Bronce

12 x 11 cm.

S. XV

Procedencia
De Córdoba
Comentarios
Pesa de bronce de tiempos de los Reyes Católicos, utilizada como patrón referencial de un alto mecenazgo local. Su forma es cilíndrica, ligeramente cónica en su parte superior, y asa en forma de T. Tienen la representación del escudo y el emblema de los Reyes Católicos, con las barras de la corona aragonesa, pero sin la granada, por lo que correspondería a la etapa de 1479-1491. También muestra el alminar de la mezquita mayor visto desde el patio, con detalles que nos aproximan a su estado original. Los ponderales más comunes en los siglos XV y XVI son los de vasos anidados que son un conjunto de pesos en forma de taza o vaso que encajan todos con precisión unos dentro de otros, siendo el mayor el utilizado como contenedor de los anteriores. Este principio se mantendrá hasta la introducción del sistema métrico decimal. En este caso son macizos y como los anidados, solían venir con marcas de verificación que nos dan información sobre titulares de ese control fiscal, ciudades, símbolos... Los ponderales fueron utilizados en el comercio en general, en el peso de lingotes de metal precioso, para el pesaje de moneda y como juego de inspección o verificación. Durante el reinado de los Reyes Católicos se aprueba para todos los reinos distintos patrones metrológicos y tratan de hacerlos cumplir con una plantilla de cargos encargados de ajustar y verificar la exactitud de los pesos con respecto a los patrones oficiales.

Esenciero

Plata

7,3 x 3,7 cm.

S. X

Procedencia
De Córdoba
Comentarios
Esenciero de plata de cuerpo globular con tapadera unida con cadenilla. Esta pieza presenta una profusa decoración en el cuerpo y el gollete. Utiliza diferentes motivos decorativos: vegetales y elementos arquitectónicos. Presenta un repujado que dibuja unos arquillos de herradura en el cuello, centrados con flores de lis. En lo alto de la panza una faja de flores acostadas, continuando luego un dibujo de cordel ondulante de curvas tangentes entre sí. Bajo ella hay una cenefa de roleos de trazado asimétrico creando eses. El tapón es semiesférico con cuatro cascos y argolla para sujetar la cadenilla que le une al vientre de la vasija. Este tipo de redomitas o esencieros serían usados para perfumes u otro tipo de cosméticos. Su tamaño y el hecho de estar dotado de una tapadera bien sujeta a la pieza, revelan la importancia de su contenido. Su minuciosa decoración revela el gusto por los materiales finamente trabajados. La pieza procede de un tesorillo localizado en Córdoba, con una colección de monedas de plata de la época de Abd al-Rahman III, al - Hakam II y Hixam II, lo que nos ayuda a fechar las piezas en época califal (S. X).

Lápida funeraria de Servilia

Piedra caliza

63 x 61 x 7 cm.

S. II-III

Procedencia
Barrio Zumbacón (Córdoba)
Comentarios
Lápida funeraria de época romana que presenta una inscripción de diez líneas de texto con letra libraria de 2,5 y 4 cm. de altura que nos muestra de manera muy poética las emociones que la fallecida, Servilia, causa en sus allegados y nos acercan al desafortunado trance de la muerte. Igualmente, se hace patente en la transcripción el papel de la mujer en la sociedad romana, que la encuadra en los roles de esposa fiel, madre cariñosa, protectora sagrada de su casa, de vida recatada o madre prolífica. Tiene ciertas características que lo asemejan a un carmen o texto poético para elogiar, a modo de talismán o fórmula propiciatoria, el comportamiento vital del finado/a. En general, los epígrafes funerarios nos ofrecen una información muy valiosa sobre múltiples aspectos de la Córdoba romana. En primer lugar, su procedencia nos permite conocer la distribución de las diferentes áreas de necrópolis existentes en la ciudad. Los datos contenidos en las inscripciones nos acercan al conocimiento de aspectos esenciales en la vida de algunas personas, como posición económica y social, parentescos, edad de defunción, causas... La transcripción de la inscripción es la siguiente: Por un digno pudor es alabada con todos los nombres Servilia, que yace raptada por una muerte inmisericorde; murió la dulce esposa, la madre cariñosa, la hija apreciada, la hermana querida distinguida por los bienes distinguidos del espíritu, protectora sagrada de su casa, admirable por su vida recatada, belleza que por sí misma proporciona un admirable atractivo. Hecha madre cuatro veces por repetido designio de Lucina, murió amando siempre a sus excelentes vástagos. Sus infelices padres lloran sus heridas, las mejillas de su hermano lloran este momento trágico.

Eros

Mármol

33 x 20 cm.

S. I-II

Procedencia
C/ Duque de Hornachuelos (Córdoba)
Comentarios
Busto esculpido en mármol de tamaño inferior al natural que en la parte posterior conserva una moldura semicircular, posiblemente parte de la espalda o de un brazo. La cabeza destaca por la larga melena ondulada, peinada con la raya en medio, recogida en una cinta en la parte superior. La cara es de rasgos suaves, redondeada, con pómulos marcados y labios gruesos. La nariz aparece fragmentada y los ojos sin las pupilas ni la retina. Por la fisonomía del rostro se puede decir que estamos ante un retrato juvenil, posiblemente masculino. Lo más llamativo es el nudo o moño que se recoge en la parte superior de la cabeza, formando un peinado denominado cróbylos. Este tipo de peinado es propiamente griego, originariamente de niños y ancianos, muy específicamente aplicado a las representaciones de Apolo y Diana-Artemisa. El cuerpo presenta por su parte dorsal el arranque de unas alas, lo que ha permitido identificar la escultura con la imagen del dios griego Eros (el Cupido romano). Se sabe que en Hispania hubo una gran profusión de esculturas ideales que decoraban edificios privados y públicos. Éstas solían inspirarse en originales griegos cuya cronología abarca desde el período arcaico hasta el tardohelenismo. Algunas, por cuestiones de modas, eran piezas con una composición ecléctica que amalgama diversas épocas del arte griego o, simplemente, se inspira en un prototipo griego que reinterpretan.

Oscillum

Mármol

16 x 23 cm.

S. I

Procedencia
De Córdoba
Comentarios
Fragmento de un oscillum abarquillado que muestra en un extremo una cabeza de grifo, encontrándose el contrario perdido por rotura de la pieza. La parte central cuenta con un remate en forma de palmeta, conservándose una espiga de bronce en forma de cáncamo para colgar el objeto. En la pelta propiamente dicha se representa, en bajorrelieve, la cara de un sátiro de perfil hacia la derecha a modo de máscara teatral, y en el borde derecho, un nudoso cayado de pastor alusivo al carácter pastoril y campestre de la figura mitológica representada. El lado opuesto ofrece también de perfil, un máscara teatral, de carácter trágico con antorcha encendida enfrentada en el borde. Este tipo de placas se localizaban en la decoración de jardines domésticos sobre columnillas, o como es el caso, colgando de pórticos, acompañados de guirnaldas.

Baco adolescente

Bronce

60 x 30 x 22 cm.

S. I

Procedencia
De Aguilar de la Frontera (Córdoba). 
Comentarios
Figura que representa al dios Baco, de pie, en contraposto, apoyando su peso sobre el pie derecho. El brazo derecho aparece levantado en actitud de sostener el ¿tyrso¿, hoy desaparecido, y presenta la cabeza girada hacia la derecha. Se encuentra totalmente desnudo, aunque calzado con unas sandalias. Se trata de una pieza de gran calidad, en la que destaca el tratamiento plástico del cabello, que se compone de largos mechones ondulados que caen hasta la parte posterior del cuello en forma de tirabuzones muy definidos. Se encuentra casi completa, faltándole sólo el brazo izquierdo, que iba soldado o unido a la figura (realizada en una sola pieza a la cera perdida). Esta iconografía es distinta a la bien conocida que representa al dios como un joven obeso coronado de pámpanos, sentado tocando instrumentos y rodeado de racimos de uvas y copas. Ambas parecen distinguir los efectos del vino. La pieza fue hallada junto con abundante escoria de fundición y otras piezas de bronce, planteando la posibilidad de tratarse de un taller de bronces para fabricación o reparaciones.

Bacín almohade

Cerámica

51 x 43 cm.

S. XII-XIII

Procedencia
C/ Carlos Rubio (Córdoba)
Comentarios
Bacín realizado en pasta de color beige muy bien decantada y depurada, casi no se aprecian desgrasantes. Presenta un borde muy ancho de sección rectangular con cierto biselado y justo bajo el borde empieza a desarrollarse una decoración en cuerda seca total. La franja superior está compuesta por estilizadas formas epigráficas delimitadas por cuadrados, la franja inferior la ocupan motivos florales cuatripétalos. Ambos espacios están distinguidos por un ancho cordón en manganeso. En ambos casos son los fondos los que tienen un color melado frente a los motivos que están perfilados en manganeso y fondo interno blanquecino.  Son bastante comunes los bacines con decoración de cuerda seca, tanto total, como parcial. Están presentes en el mundo andalusí hasta bien entrado el S. XII. Es de destacar la presencia de este tipo de piezas también en Madinat al-Zahra con decoración de cuerda seca parcial. Su uso está vinculado a espacios domésticos, o como es el caso, a baños comunitarios. La limpieza personal ocupaba un tiempo importante en la vida cotidiana del musulmán, no sólo por cuestiones higiénicas, sino por tratarse de un proceso de purificación que le unía a Alá. Esta pieza se adscribe al S. XII-XIII, en época almohade.

Capitel califal con inscripción

Mármol

30 x 45 cm.

S. X

 

Procedencia
Plaza de las Bulas (Córdoba)
Comentarios
Capitel de orden compuesto con ábaco poligonal estrellado que tiene en sus bordes una inscripción con la firma del escultor (Safar) que lo labró en la cara superior y alabanzas a Alá y al príncipe de los creyentes, en los laterales. El equino está decorado a base de ramillas circulares que tienen flores y frutos en su interior. Debajo un contorno y dos series de acantos espinosos muy estilizados hasta el extremo de parecer la nervadura de la hoja. Las volutas también estilizadas tienen en el ojo flores cuadripétalas.Toda la pieza rezuma una exquisita labra. Los capiteles de época califal ofrecen muchas menos variantes que los de época emiral. Presentan dos tipos estructurales inspirados en modelos romanos, con algunas variantes. Los capiteles compuestos, como el que nos ocupa, son los más numerosos y se caracterizan por una faja voluminosa en cuarto bocel y unas volutas de ángulo desarrolladas, formadas por una faja de foliolos. Hacia la mitad del siglo X la talla se hace todavía más profunda gracias a la utilización del trépano. Este capitel presenta las características propias de los capiteles compuestos del Salón de Abd-al-Rahman III. En su composición, ornamentación; proporción cúbica, la articulación de sus diferentes partes y la labra de sus elementos vegetales, responden con exactitud a esos prototipos.

Tablero de ataurique

Piedra caliza

68 x 144 x 9 cm.

S. X

Procedencia
Cortijo del Alcaide (Córdoba)
Comentarios
Tablero decorativo procedente del Cortijo del Alcaide, situado al sudoeste de la ciudad de Córdoba. Es posiblemente la almunia dar al-Naura que citan las fuentes árabes, una de las residencias campestres cercanas a la ciudad palatina de Madinat al-Zahra. Se trata de una placa de piedra calcarenítica blanda, de poco grosor, que aloja decoración parietal. La mayor parte de los lazos del ataurique, los arcos apuntados que arrancan de sus vértices y los tallos que salen de su interior, se entrelazan con sus flancos, presentando una estructura uniforme que está presente en el Salón Rico de Madinat aI-Zahra. Dos filas de escamas aplanadas, que se apoyan en los estrechos listones de los bordes, se tocan en el eje longitudinal de estas fajas. Ciertas prolongaciones de los arcos y los tallos son sencillos perfiles de doble listón, con ranura central. Racimos de uvas, piñas, hojas y frutos ornan la mayoría de la superficie, que se entrecruzan formando un sistema de arcos inferiores coaxiales a los arcos del sistema superior. La carga simbólica está todavía por descubrirse, aunque hay sugerentes interpretaciones en torno a su identificación con el paraiso coránico, con familias subordinadas al califa o el árbol de la vida.

Ara de Artemisa

Mármol

89 x 56 x 43 cm.

S. III

Procedencia
Iglesia de Santa Ana (Córdoba)
Comentarios
Ara cuadrangular de mármol blanco de grano grueso. La pieza se apoya en un zócalo cuadrangular, a partir del cual, se dispone la molduración inferior. En ella se suceden un bisel inverso, talón inverso y otro bisel inverso, que sirve de unión con el cuerpo central, paralepípedo, liso, sin molduración interna que delimite el epígrafe grabado en su cara frontal. La cornisa está constituída por un bisel, un talón, un filete (convertido casi en dos biseles opuestos, por la inclinación de los planos) y otro bisel, que conecta con el ábaco, de forma cuadrangular. El coronamiento presenta un focus circular de grandes dimensiones y a ambos lados se sitúan sendos pulvinos y un frontón triangular entre ellos. El texto epigráfico -en griego- se desarrolla sobre el frente pulimentado del campo central, disponiéndose en 9 líneas. El aspecto semiacabado y la presencia de los orificios se debena que el ara estaría recubierta con placas de bronce. La pieza puede datarse en el S. III de nuestra era, durante el Bajo Imperio Romano. La mayoría de los investigadores relacionan este ara con el procónsul Lucius Flavius Arrianus, filósofo de Nicomedia. Podría tratarse de una copia del ara original dedicada por este personaje. La inscripción recoge una ofrenda a la diosa Artemisa, la Diana romana, que amparaba la caza y las mujeres, sobretodo cuando el parto se presentaba. Generalmente, la diosa se acompañaba de ninfas obligadas a una casta vida.
Mostrando el intervalo 1 - 10 de 62 resultados.