Presentación Conjunto

Propuestas de recorrido

El Conjunto Monumental de la Alcazaba se divide actualmente en tres recintos: los dos primeros responden al diseño musulmán, siendo el tercero de origen cristiano.

 

La puerta principal de la fortaleza, abierta en una torre albarrana o adelantada, conocida como Torre de la Guardia, conduce a la Puerta de la Justicia a través de una rampa en zigzag de construcción moderna, protegida por la Torre de los Espejos.

El Primer Recinto aparece actualmente ajardinado, aunque en su origen estuvo urbanizado. Las excavaciones arqueológicas realizadas durante las obras de remodelación de los jardines han documentado dos barrios de viviendas y un cementerio. La única construcción hoy visible es un aljibe y el pozo de una noria que elevaba el agua desde una profundidad de 65 m.

 

En el extremo oriental se localiza el Baluarte del Saliente, un buen lugar desde el que se puede contemplar el lienzo de muralla que discurre por la Hoya y el cerro de San Cristóbal y que se construyó durante el reinado de Jayrán para defender los nuevos barrios de la ciudad. Desde aquí ascendemos junto a la muralla norte, hasta la explanada del Muro de la Vela, que separa el primer del segundo recinto y sobre el que se levanta una espadaña con una campana, fundida en 1763, que avisaba en caso de peligro y marcaba los turnos de riego de la vega.

 

A través del torreón situado en el extremo sur del Muro de la Vela se accede al Segundo Recinto, núcleo fundamental de la Alcazaba, que formaba una pequeña ciudad palaciega dotada de todas sus dependencias. En este recinto se puede visitar: un aljibe de época califal y la Ermita mudéjar de San Juan, obra ya cristiana del siglo XVI. Frente a ella se reconstruyeron en los años sesenta dos casas musulmanas. Adosados a la muralla norte se localizan los denominados Baños de la Tropa, construcción del siglo XI que continúa en uso hasta el siglo XVII.

 

En la Casa del Alcaide se ubica actualmente el área de servicios (aseos y máquinas expendedoras). Se trata de una dependencia con columnas y magnificas vistas sobre la Hoya, realizada en la década de 1950 siguiendo el modelo de la Alhambra. El recorrido continúa hacia la zona donde se ubicó el palacio, separado por un grueso muro del resto de edificaciones, y donde se han documentado un área pública, destinada al ejercicio de las funciones del gobierno, y un área privada, residencia del rey. Al norte de la zona palacial se levanta el cuerpo de un torreón añadido en el siglo XIII, el Muro de la Odalisca.

 

Tras salvar el foso de entrada nos encontramos en el Tercer Recinto, un verdadero castillo al que se accedía a través de un puente levadizo. El interior se organiza en torno al patio de armas, en cuyo centro existe un aljibe y un silo que en ocasiones se utilizó como mazmorra. A la derecha domina la Torre del Homenaje y a continuación las torres de la Noria y la Pólvora, con excelentes miradores sobre el puerto y varias piezas de artillería antiguas. La Torre del Homenaje presenta una portada gótica con un escudo heráldico de los Reyes Católicos. Su interior refleja la función de residencia que tuvo en origen. Actualmente está siendo utilizada como sala de exposiciones. Desde el mirador del patio del tercer recinto se puede contemplar el puerto y la ciudad antigua, además de unas magnificas puestas de sol, por lo que no es difícil imaginar desde allí cómo fue la ciudad medieval.