Historia Investigaciones

Primeras Investigaciones

La Alcazaba de Almería fue declarada por primera vez Monumento Histórico-Artístico en 1931.

Leopoldo Torres Balbás inició en los años 30 los primeros trabajos de investigación histórica, pero el inicio de la guerra civil paralizó todo este proceso de estudio. No fue hasta los años 40 cuando se empezaron con las intervenciones en la Alcazaba por parte del arquitecto F. Prieto Moreno. Las restauraciones que se hicieron cambiaron profundamente la fisionomía de la Alcazaba, ya que afectaron al almenado de sus murallas, bajo un modelo idealizado del propio arquitecto. Además, se excavó, sin metodología científica, gran parte del segundo recinto.

Francisco Prieto-Moreno, que fue arquitecto conservador de la Alhambra y de las alcazabas de Málaga y Almería, intervino en el conjunto hasta 1970, realizando obras de diferente índole, con el fin de conseguir  objetos arqueológicos y otros restos de estructuras arquitectónicas de la zona de palacio. Acondicionó los accesos para la visita pública emulando a la Alhambra de Granada. Fruto de esta concepción romántica son la denominada Casa del Alcaide y el patio y la alberca central en el Segundo Recinto, y los jardines, fuentes y acequias del Primer Recinto.

F. Ochotorena, primer conservador de la Alcazaba, realizó en los años 50 un plano de las estructuras emergentes en todo el segundo recinto, que se presentan como una sola fase, es decir, sin tener en cuenta de qué epoca eran los restos aparecidos. La Alcazaba se conservó con una visión decimonónica de ruína.

En 1967 se creó el Patronato de la Alcazaba con la participación del Ayuntamiento, Diputación y Ministerio de Cultura.

Etapa de gestión autonómica

Años 80

En 1984, el Estado transfiere a la Junta de Andalucía las competencias en materia de cultura, incluida la gestión de la Alcazaba. En 1989 se creó mediante Decreto (Decreto 128/1989 de 6 de junio) el Conjunto Monumental de la Alcazaba de Almería, como unidad administrativa dependiente de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía en Almería. El Conjunto cuenta con una dirección como órgano de carácter ejecutivo, y una comisión técnica, como órgano colegiado consultivo y de asesoramiento.

Con la creación del Conjunto se consiguió el impulso necesario para la correcta investigación y difusión de la Alcazaba. En este contexto, la investigación histórica con metodología arqueológica llegará a finales de los años 80, a través de un proyecto de investigación con un equipo de arqueólogos formado por F. Alcaraz, A. Claros y C. San Martín, supervisados por los medievalistas M. Acién y P. Cressier. En esta misma  época, L. Cara publica dos libros basados en las planimetrías de los años 50 y las descripciones literarias de al Udri.

Década de los 90

Algunos años más tarde (entre 1993 y 1995) se realizaron diversos trabajos adscritos a la V fase del proyecto de restauración en los jardines del Primer Recinto, dirigido por el arquitecto R. de Torres. Las excavaciones se centraron en la muralla septentrional, en el sistema hidráulico y en los accesos del Primer Recinto y fueron dirigidas por D. Ortiz, en una primera etapa, y C. Mellado, más tarde.

Investigaciones en el siglo XXI

La última década se ha caracterizado por una gran labor de investigación arqueológica, estableciendo estrategias para la investigación en la Alcazaba y su consideración en la historia musulmana de al-Andalus.

En 2003, F. Arnold reinterpretó los restos arquitectónicos del palacio, con la identificación de diferentes fases constructivas. A. Suárez y F. Alcalá en los trabajos de limpieza, desescombro y documentación de los restos arqueológicos, necesarios para elaborar planimetrías que permitiesen relacionar las estructuras constructivas y tipológicas de los restos, identificaron fases constructivas y espacios funcionales en el baño, jardines y alberca del palacio. La limpieza y el desescombro de las antiguas intervenciones siguieron varios años. Se dibujaron y digitalizaron todos los planos para el levantamiento planimétrico y fotogramétrico de las estructuras.

En 2007, el equipo de arqueólogos formado por F. Alcalá, F. Alcaraz, F. Arias, S. Gilotte y Y. Cáceres, dirigidos por A. Suárez, emprendieron un proyecto de intervención arqueológica para completar la planimetría y referenciación de todo el Conjunto . También la excavación sistemática de los Baños de la Tropa, la Muralla Norte y los Pabellones. Además se han completado las investigaciones con el estudio sistemático de la cerámica, estudios zooarqueológicos y palinológicos. Asimismo,  se ha digitalizado la documentación histórica del Conjunto dispersa en diferentes archivos de la geografía española, permitiéndose así la compilación en el archivo de la Alcazaba de toda la información referente a ella.

El último estudio hecho sobre la Alcazaba, ha sido en 2015. Se trata de la Tesis Doctoral de D. Garzón Osuna, bajo el título "Compendio de obras en la Plaza militar de Almería y su Alcazaba: siglos III al XX" [inédita]

Se han realizado otro tipo de estudios, como han sido los de georradar para la detección, en espacios concretos del Primer, Segundo y Tercer Recinto, de posibles estrucuras a través de esta técnica no destructiva; y estudios geológicos donde se analizan los estratos del cerro en el que está situada la Alcazaba.

Depósito de materiales

La mayor parte de los restos arqueológicos muebles hallados en el Conjunto se encuentran depositados en el Museo de Almería, aunque algunas de las piezas han sido cedidas para su exposición permanente en las denominadas "Casas Árabes".

Galería de imágenes