Presentación Conjunto

Restauración / Conservación

Restauración y conservación

Intervenciones en las piezas 2012

Conservación y restauración de piezas cerámicas de Madinat al-Zahra con fondos de la Unión Europea

Recientemente, gracias a fondos FEDER de la Unión Europea (Programa FEDER Andalucía 2007-2013. Tasa cofinanciación europea 70%), el Conjunto Arqueológico Madinat al-Zahra ha impulsado una serie de trabajos de conservación y restauración de piezas cerámicas pertenecientes a la colección arqueológica de la institución.

El proyecto ha contemplado la restauración de un total de 18 piezas cerámicas procedentes de diferentes sectores del yacimiento arqueológico de Madinat al-Zahra.

Las piezas intervenidas pertenecen a distintas tipologías y técnicas, se han restaurado piezas de cerámica común y piezas de cerámica vidriada, entre las que destacan las decoradas con la técnica del verde manganeso, empleada en las piezas con un marcado carácter oficial. Las piezas proceden de distintas zonas del Alcázar de Madinat al-Zahra y su desigual estado de conservación ha hecho necesario intervenir en ellas, tanto para frenar su proceso de deterioro, como para recuperar los valores de dichos bienes, mermados debido a su estado fragmentario.
La finalidad última de este proyecto es incrementar el fondo de material cerámico susceptible de  formar parte de futuras reordenaciones de la exposición permanente del Museo.

Gracias a la cofinanciación de la Unión Europea, a través de fondos FEDER, una empresa especializada en el sector ha acometido los trabajos necesarios para recuperar y conservar el valor histórico de las piezas, así como su integridad

Intervenciones en las piezas 2003

Sarcófago de los Hangares

La restauración de este sarcófago romano, reutilizado como pila de agua, forma parte del proceso de recuperación de los elementos originales vinculados a la arquitectura y funcionamiento de los edificios del Alcázar. Su estado de conservación no era bueno, encontrándose incompleto y dividido en un gran número de fragmentos. La intervención abordó la limpieza y montaje de los fragmentos en un soporte adecuado, así como la reconstrucción de la forma completa y reintegración de las lagunas existentes.

Intervenciones en las piezas 2002

Sarcófago y pila

Pila de mármol de los hangares Sarcófago de mármol de Caballerizas.

La restauración de estas piezas se plantea debido a las pésimas condiciones de conservación. Ambas estaban en un estado de fragmentación muy grande que estaba provocando la dispersión de fragmentos. El tratamiento consistió en el desmontaje y eliminación de las reintegraciones anteriores, limpieza, montaje de los originales en nuevos soportes y reintegración definitiva de las partes desaparecidas.

Intervenciones en el inmueble 2002

Casa de Yafar y Patio de los Pilares

Durante los ejercicios de 2002 y 2003 se desarrollan diversas intervenciones de conservación y puesta en valor del Conjunto Arqueológico, entre las que destacan las diferentes intervenciones de consolidación y restauración de elementos de la Casa de Yafar y del Patio de los Pilares.

Intervenciones en el inmueble 2008

Intervención arqueológica en la muralla meridional

 La excavación arqueológica en la muralla meridional del Conjunto Arqueológico de Madinat al-Zahra dio comienzo el 16 de abril de 2007.

Dependiente de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, ha sido financiada por el Ministerio de Cultura contando con un presupuesto de casi seiscientos mil euros.

Se trata, sin duda, de una de las intervenciones más importantes de las que se están llevando a cabo en Europa en la actualidad para contextos de época islámica. Esta consideración se encuentra avalada por distintos factores. En primer lugar, por el relieve y trascendencia de la ciudad de Madinat al-Zahra no solo en al-Andalus sino en todo el Mediterráneo, Oriente y Europa cristiana para los que se convirtió en un referente. Y, en segundo, por el alcance y relevancia de los restos aparecidos a lo largo de más de un año de excavación.

Los mismos se han documentado a lo largo de cinco grandes sondeos de unas dimensiones que oscilaron entre los 35x20 metros en tres de ellos y los 50x20 metros en los dos restantes.

Destaca la documentación de la muralla de la ciudad, objetivo prioritario de esta intervención. Tal y como se preveía, presenta unas dimensiones considerables que superan los dos metros de anchura. Al mismo tiempo, se ha registrado el expolio de parte de la misma cuya consecuencia es que solo se conserva su cimentación. Se construye en sillares tallados en calcarenita que superan, en ocasiones, el metro de longitud y que se disponen siguiendo un aparejo a tizón. Se encuentra jalonada de torres de planta rectangular cuya alternancia entre ellas sigue el mismo esquema que aparece en la muralla que circunda la zona del Alcázar de la ciudad.

Su construcción provoca la creación de un espacio urbano que rebasa los propios límites de la muralla. Se trata de una gran calzada construida con sillares que forman cuadrículas de distintos tamaños, cuyo interior se rellena con cantos rodados. Al igual que la muralla, la calzada aparece a lo largo de todos los sondeos arqueológicos, superando en ocasiones, los nueve metros de anchura. Se convierte así en uno de los elementos más espectaculares de la ciudad palatina, impactando así al visitante incluso antes de su entrada en la misma.

También en el entorno de la muralla, aunque en este caso en el interior de la medina, se ha documentado una de sus mezquitas. Se encuentra orientada hacia el sudeste presentando planta rectangular con unas dimensiones totales que no superan los 25 metros de longitud. Se estructura en tres naves cuyas puertas abren a un patio cubierto con losas de piedra. Destaca su alminar del que aún se conservan varios peldaños. Además de estos elementos merece resaltarse el mihrab de forma poligonal al exterior. Toda la mezquita se construye en sillería del mismo modo que la muralla.

Muy interesante resulta la relación entre estos tres grandes espacios. La muralla y la calzada rodean la mezquita a lo largo de todo su sector sur creándose una zona de gran relevancia para la ciudad en la que se produce la simbiosis del espacio religioso y profano.

 

Intervenciones en el inmueble 2007

Intervención arqueológica en la muralla meridional de Madinat al-Zahra

Desde mediados del mes de abril de 2007 se está desarrollando la intervención arqueológica en el tramo oriental de la muralla sur de Madinat al-Zahra.

El objetivo de esta excavación es el de documentar y recuperar una parte importante de la muralla meridional de la ciudad y conocer la trama urbana asociada a la misma.

La excavación se justifica por la necesidad de llevar a cabo la investigación arqueológica previa que aporte toda la información precisa para acometer el proyecto de consolidación y puesta en valor de este ámbito cuyo fin último es su integración en el recorrido de la visita pública desde la nueva sede institucional del Conjunto Arqueológico.

La construcción de la Sede en una parcela situada al exterior y al sureste de la Medina, supone la necesidad de una reorganización de la gestión interna del yacimiento y es clave para ordenar la forma de aproximación e itinerarios de visita a la ciudad califal. Este es uno de los objetivos primordiales por el que se acomete la excavación arqueológica, puesto que, a largo plazo, la visita pública se habilitará desde las nuevas instalaciones a través de uno de los accesos históricos a la ciudad califal.

Para cumplir estos objetivos se han proyectado 5 sondeos arqueológicos de los que 3 tienen unas dimensiones de 35 x 20 m y los dos restantes 50 x 20 m cada uno. La anchura de los sondeos se justifica tanto por la necesidad de sacar a la luz la muralla y las torres exteriores como las posibles construcciones asociadas a la misma por el interior y la llegada de los hipotéticos caminos del exterior.

Hasta el momento, se ha iniciado la excavación de los tres primeros sondeos, en los que se documenta la muralla con un fuerte nivel de expolio y diversas estructuras asociadas a la misma.

Simultáneamente a la excavación arqueológica, se está llevando a cabo el análisis palinológico y carpológico de la secuencia estratigráfica, con el objeto de determinar la vegetación correspondiente al periodo histórico califal y su evolución posterior.

Este trabajo simultáneo consiste en la recogida de muestras, tratamiento, clasificación y estudio antracológico -identificación y estudio de la vegetación pasada a través de la observación microscópica de los carbones recuperados en excavación- y carpológico  -estudio de los restos de semillas y frutos de las plantas-.

Intervenciones en el inmueble 2004

Puente del Cañito de María Ruiz

Intervención arqueológica de mantenimiento y conservación del puente, declarado Bien de Interés Cultural, e incluido en ámbito del Plan Especial de Protección de Madinat al-Zahra.

El puente se encuentra en el denominado Camino de las Almunias y fue construido a mediados del siglo X, formando parte de la calzada que enlazaba Madinat al-Zahra con Córdoba para salvar el arroyo Cantarranas.

Tras la excavación realizada años antes en el Puente Califal del Cañito de María Ruiz, las estructuras de sillería exhumadas habían quedado expuestas al aire libre y colonizadas por vegetación espontánea.

La primera labor realizada  consistió en el desbroce y retirada de la vegetación que había colonizado las estructuras exhumadas del puente, labor realizada de forma manual, teniendo especial cuidado en la no afección de las mencionadas estructuras.

Posteriormente se realizó la limpieza manual de las mencionadas estructuras, con retirada de sedimentación caída de los perfiles de la excavación desde el final de la misma. Una vez limpia la zona de actuación, se aplicó un herbicida mediante pulverizado, para abortar el crecimiento de nueva vegetación en la próxima primavera. Finalmente se cubrieron con fibra geotextil los apoyos del puente; sobre el geotextil se vertió una capa de gravilla y arena, que evitará la acción meteorológica sobre la sillería.

Intervenciones en el inmueble 2002

Sede institucional

La necesidad de una infraestructura museística para Madinat al-Zahra constituye un problema histórico. Desde el inicio de las excavaciones, en 1911, el volumen de material arqueológico aparecido fue tan ingente, especialmente la decoración arquitectónica, que llevó a plantear muy pronto la necesidad de construir un museo donde instalar, estudiar y exponer adecuadamente ese material.

Madinat al-Zahra constituye el centro de un conjunto de infraestructuras territoriales históricas, cuya recuperación y puesta en valor y el mantenimiento de sus valores paisajísticos y ambientales resultan claves en el proceso de comprensión y entendimiento de la ciudad. Es, además, en esencia, un lugar privilegiado de investigación científica, un extraordinario laboratorio de investigación que necesita espacios adecuados para esas funciones. A estas necesidades de espacio para la gestión, el conocimiento y la conservación se unieron las derivadas de la creciente demanda social de conocer y disfrutar este patrimonio como uno de los hitos de la cultura universal.

El modelo abordado en esta nueva etapa ha sido plantear de forma unitaria y planificada estas exigencias a través de una nueva infraestructura, cuyo programa abarca un amplio espectro de funciones. Se presenta como una instalación compleja que contiene todos los elementos propios de un museo, ya que cuenta con espacios expositivos permanentes y temporales, talleres, almacenes, así como toda la infraestructura de administración, conservación, investigación y protección que demanda el conjunto arqueológico. Por otra parte, muestra también similitudes con un centro de interpretación, tal como se concibe en el momento actual, porque está planteada como el punto de partida para la visita al yacimiento, sirviendo de presentación y ayuda para su comprensión.

La elección del emplazamiento, establecida en el Plan Especial de Protección, constituye una apuesta firme para la recuperación del conjunto, pues se ubica en el exterior de la medina, aprovechando el trazado de uno los caminos originales de acceso, el meridional, de forma que no condiciona las excavaciones futuras ni la recuperación completa y total de la ciudad.

Decidido el emplazamiento y el programa de necesidades, la Consejería de Cultura realizó una convocatoria internacional entre arquitectos/arquitectas y urbanistas, cuyo objeto se recogía de manera explícita en las bases. El proyecto ganador, firmado por los arquitectos E. Soberano y F. Nieto, parte de valorar las extraordinarias cualidades paisajísticas de Madinat al-Zahra y se integra en ese paisaje.

La construcción de esta infraestructura va a marcar decisivamente el futuro de Madinat al-Zahra, tanto en el orden interno de la gestión y recuperación del propio yacimiento, como en su relación con el territorio y con la ciudad de Córdoba.