Presentación Conjunto

Elementos muebles

Estatua colosal de Trajano

Mármol italiano 3 metros de altura Siglo I d.C.

Hallazgo en excavación arqueológica. El original se conserva en el Museo de Cádiz, quedando expuesta una copia en su emplazamiento original de la basílica de Baelo Claudia.

Procedencia
Basílica de Baelo Claudia
Comentarios
En Julio de 1980 se localizó al excavar la antigua carretera que cruzaba el yacimiento y en el área de la basílica una estatua colosal de Trajano de unos tres metros de altura.
Varias circunstancias ajenas al trabajo científico hicieron recaer en el emperador Claudio al representado. Evidentemente la cabeza reproduce al nacido en Itálica. Es un buen retrato, con las secas y angulosas facciones y la determinación en la actitud que caracteriza a Trajano.
Es de mármol italiano, de posible fábrica en Roma y debe ser copia de un original en bronce por la disposición del cabello en finas y largas hebras y otros rasgos.
La cabeza exigiría un cuerpo de tamaño ligeramente inferior al cual se instaló. Presenta un ligero desperfecto en la nariz.
Por el contrario el cuerpo es de mala calidad, de tosca factura y peor perspectiva. Tiene los hombros desnivelados y una rodilla echada hacia delante. En su momento se repitió que correspondía a la situación de casi minusválido del emperador Claudio. En nuestra opinión es simplemente un togado malo, de factura local/regional.
La estatua estaba situada en lugar central de la basílica y por los soportes moldurados que conservaba instalada en una de las reformas de la edificación. Señala la especial devoción hacia Trajano de los habitantes de una próspera ciudad, planteada urbanísticamente a lo clásico en el siglo I y que ve truncada su actividad por un movimiento sísmico en el siglo III que desploma la mayor parte de lo construido, quedando en ese mismo momento enterrada la estatua de Trajano entre los restos de la basílica.

Relieves de Isis con pies de oferente

Mármol. Placa 1 -grande-: 43,6 x 32,1 x 2/2,3 cm.; placa 2 -pequeña-: 44,3 x 21,5 x 1,9/2,3 cm. Siglo II d.C.

 

Salen a la luz en la campaña de excavación arqueológica de 1983. La placa grande se conserva en el Museo de Cádiz y la pequeña en el Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia. En el museo de Baelo Claudia se conserva la más pequeña y una reproducción de la más grande.

Procedencia
Templo de Isis.
Comentarios

Las dos inscripciones aparecieron encastradas en el suelo del primer escalón de acceso al podium del templo de Isis. En estas placas aparecen representados los pies del oferente, uno de ellos siempre adelantado. Estas escenas estaban acompañadas de sendas inscripciones en las que se revela, al mencionar la advocación de la diosa Isis, el culto que se practicaba en el templo.

Las placas tienen un carácter puramente ritual, son votivas, se ofrecen a Isis, y los fieles cumplen así con el rito que marca el culto. A cambio esperan conseguir el favor de la diosa para que interceda en alguna petición, o bien son ofrecidas una vez que su plegaria se ha visto cumplida.

Escultura de Júpiter

Bronce, fundido a la cera perdida. Longitud, 8,5 cm. Siglo I d.C.

Sale a la luz durante la campaña de excavación arqueológica de 1983. Se encuentra en el Museo de Cádiz desde el 16 junio de 1988.

Procedencia

Indeterminada dentro del conjunto arqueológico.

Comentarios
Esta pieza representa al dios Júpiter barbado, con clámide que le cae por detrás del hombro izquierdo. En la mano derecha sostiene el haz de rayos y en la izquierda -que aparece levantada hacia el cielo y se ha perdido desde el antebrazo- probablemente llevaba un cetro o una lanza. Junto a su pie derecho aparece el águila característica.

Ara de Quinto Pupio Urbico

Mármol. Longitud, 1,06 m.; anchura, 0,60 m.; grosor 0,45 m. Siglo II d.C., entre los años 110 y 150 d.C.

Sale a la luz durante la campaña de excavación arqueológica de 1966. El original se expone en el Museo de Cádiz desde el 24 octubre de 1985. Hay una copia a escala 1:1 en el Conjunto de Baelo Claudia, emplazada en el Foro.

Procedencia
Pórtico oeste del Foro.
Comentarios
El hallazgo de esta pieza contribuyó notablemente al conocimiento de la ciudad. La cara frontal presenta la siguiente inscripción:
"Para Quinto Pupio Urbico,
de la tribu Galeria, duunviro del municipio claudio de los Baelonenses,
por decreto del Consejo Local.
Quinto Pupio Genetivo,
su padre, e
Innia Eleuthera,
su madre,
para su afectuoso hijo
pusieron (este monumento)".

 

El excepcional texto nos descubre el estatuto jurídico de la ciudad y nos revela el nombre de ésta. También nos presenta a una de las familias más importantes de la aristocracia baelonense, que ofrecen el altar.

Capitel pórtico Macellum

Calcarenita fosilífera local. Altura: 0,67 m Diámetro: 0,46 m

Finales s. I d.C.

Excavación arqueológica

Procedencia
Macellum
Comentarios

Capitel de orden compuesto del pórtico exterior del Macellum o mercado. Conserva parte del revestimiento de estuco original que en su momento estuvo policromado. De abajo a arriba está compuesto por astrágalo de perlas entrelazadas, equino jónico de grandes ovas, coronamiento tipo corintio con grandes hojas que terminan en espiral recordando a volutas, y por último, un ábaco con gran florón.

Esculturas de silenos

Mármol. 50 x 55 x 190 cm. y 45 x 55 x 190 cm. Finales del siglo I d.C.

Descubiertos el 24 octubre 1985.

Procedencia
Teatro.
Comentarios

Estas dos esculturas remataban espectacularmente el "pulpitum" del teatro -área que separa la orchestra de la scaena-, el cual disponía también de ricos revestimientos de mármol y estucos pintados.

Las figuras de los silenos aparecen barbadas, desnudas, recostadas cada una hacia un lado sobre una piel de animal y apoyadas en el codo con las piernas semi-flexionadas. Están abrazando un odre, a través del cual arrojaban agua a modo de fuentes sobre dos piletas adosadas al muro de la scaena. El juego del agua combinado con la belleza del grupo escultórico y los revestimientos hacían de ese lugar un punto de referencia estética dentro del teatro.

Ánforas

Cerámica. Varias. Según tipo. Desde el siglo II a.C. hasta finales del siglo V d.C.

Ejemplares del Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia. Los hallazgos de ánforas se han venido produciendo a lo largo de todo el siglo XX. Últimos hallazgos completos procedentes de la campaña de excavación arqueológica del 2000. Existen otros ejemplares anfóricos tanto en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid como en el Museo Provincial de Cádiz.

Procedencia

Factoría de Salazón.

 

Comentarios

En el área industrial de la ciudad, asociada a la producción de las factorías de salazón, encontramos una importante colección de ánforas, de diferentes tipos, formas y lugar de fabricación, utilizadas para el almacenamiento y transporte de los productos elaborados en la ciudad, como el pescado en salazón o la salsa de pescado "garum".

Las mercancías se embarcaban con dirección a los principales puertos del Mediterráneo, donde estaban muy cotizadas. Ésto lo atestigua la abundancia de ánforas de origen hispánico aparecidas en los depósitos imperiales en Roma. Durante el transporte marítimo las ánforas eran selladas y estibadas en las bodegas de los barcos, donde quedaban completamente aisladas y libres de peligro de rotura o movimiento de carga durante la travesía, como lo atestiguan los numerosos naufragios en los que se ha podido estudiar el sistema de carga de estos materiales, que todavía hoy se conservan en su posición original.

Reloj de sol

Tallado en Mármol. Anchura, 0,73 m.; altura, 0,83 m.; grosor, 0,60 m. Siglo I d.C.

Procede de las excavaciones arqueológicas realizadas por Pierre Paris a principios del siglo XX. En la actualidad se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid. Hay una copia a escala 1:1 en Baelo Claudia.
Fotografía cortesía de Archivo Fotográfico MAN.

Procedencia
Hallado en una domus del barrio salazonero, aunque su ubicación original pudiera ser el Foro.
Comentarios

Este hermoso ejemplo de reloj de sol consta de una esfera que representa la bóveda celeste; en ella aparecen grabadas una serie de líneas circulares que permiten la lectura de la hora. El bloque pétreo esculpido en mármol se encuentra adornado por dos tetrafolios en las esquinas superiores y con un rebaje a modo de pedestal en la parte inferior, rematado con dos garras de león esculpidas en las esquinas, que simulan sostener la bóveda celeste, la cual constituye propiamente el reloj.

El funcionamiento es sencillo, únicamente hay que seguir con atención las líneas que están trazadas dentro de la bóveda celeste. Cada uno de los doce segmentos verticales trazados en su interior representa las doce partes del día, mientras las líneas horizontales marcan los solsticios y equinocios.

Sobre la esfera, el sol está representado mediante la mancha de luz producida por los rayos solares que penetran a través del orificio de la placa metálica situado en la parte superior, que hace las veces de "gnomon". Esta mancha de luz indica la hora y la estación del año en que estamos.

Placa votiva de Isis con inscripción

Plomo. Longitud, 9,5 cm.; anchura, 5,9 cm.; grosor 0,1 cm. Siglo II d.C..

Sale a la luz en excavación arqueológica. Ingresa en el Museo de Cádiz el 16 de junio de 1988.

Procedencia
Templo de Isis.
Comentarios

Esta pieza atestigua el culto a Isis en este templo. La placa conserva la inscripción del oferente, cuya traducción resulta muy interesante:

"Isis Murionima, te confío el robo del que soy víctima. Haz por mí actos ejemplares conformes a tu divinidad inatacable y a tu majestad. [haz] de modo que quites la vida, a la vista de todos, a quien lo ha hecho, a quien [me] ha quitado o a su heredero, una manta de cama blanca, un cobertor nuevo, dos colchas para mi propio uso; te ruego ¡oh soberana mía! Que castigues este robo".

Capitel planta inferior Basílica

Calcarenita fosilífera local altura: 0,45; anchura: 0,86m; diámetro: 0,63m Segunda mitad S. I d. C

Exavación arqueológica

Procedencia
Basílica
Comentarios

Capitel de orden jónico perteneciente a la planta inferior de la Basílica. Conserva buena parte del revestimiento de estuco original que antaño estuviese policromado.

Está compuesto por un astrágalo de hilera de perlas entrelazado en la parte inferior. En medio, además de los cojinetes clásicos aparece un equino decorado con ovas. La parte superior presenta un ábaco liso sin decoración.

Este ejemplar fue restaurado en el año 2002 junto con otros capiteles y la mayor parte de las columnas jónicas. Hecho éste que ya se inició en 1973.