Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera. versión imprimible

presentación del conjunto: propuestas de recorrido

Centro de recepción de visitantes. Ilustra la Galería de Propuestas de recorrido. Pulsar para ampliar
Centro de recepción de visitantes

Entrada al Dolmen de Menga. Ilustra la Galería de Propuestas de recorrido. Pulsar para ampliar
Entrada al Dolmen de Menga

Interior del Dolmen de Menga. Ilustra la Galería de Propuestas de recorrido. Pulsar para ampliar
Interior del Dolmen de Menga

Interior del Dolmen de Menga. Ilustra la Galería de Propuestas de recorrido. Pulsar para ampliar
Interior del Dolmen de Menga

Equinoccio de otoño en el Dolmen de Viera. Ilustra la Galería de Propuestas de recorrido. Pulsar para ampliar
Equinoccio de otoño en el Dolmen de Viera

Entrada al Dolmen de El Romeral. Ilustra la Galería de Propuestas de recorrido. Pulsar para ampliar
Entrada al Dolmen de El Romeral

Interior del Dolmen de El Romeral. Ilustra la Galería de Propuestas de recorrido. Pulsar para ampliar
Interior del Dolmen de El Romeral

El Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera se divide en dos recintos distanciados entre sí por unos 4 kilómetros. En el primero se encuentran los dólmenes de Menga y Viera, mientras que en el segundo se halla el tholos de El Romeral. Haga click aquí para ver los accesos a ambos recintos.

 

Pinche aquí para decargar el plano del recorrido del recinto 1 en pdf, 1663 Kb, en nueva ventana.

 

Tanto si viene en turismo privado como si lo hace en autobús, los vehículos quedarán estacionados en alguna de las dos plataformas diseñadas para ellos (números 1 y 2 en el plano).

 

La visita comienza en el primero de los recintos, en el Centro de Recepción (número 3 en el plano) donde es muy recomendable ver el audiovisual "Menga. Proceso de Construcción" para comprender el esfuerzo requerido y las técnicas utilizadas en el levantamiento de este tipo de monumentos. Aquí mismo podrá solicitar una visita guiada de carácter gratuito, aunque es aconsejable reservarla con antelación.

 

Posteriormente nos dirigimos al Observatorio de El Caminante (número 5 en el plano), un gran espacio abierto a la vega antequerana desde donde se pueden contemplar la Peña y el Cerro de Marimacho (número 10 en el plano), así como la relación espacial de los túmulos (montecillo artificial de tierra y piedras que cubre cada sepulcro) con estos elementos.

 

Continuamos con el Centro Solar Michael Hoskin (número 6 en el plano),  una plaza circular ubicada en el camino de acceso al Campo de los Túmulos, diseñada para facilitar en lo posible la comprensión de la idea sol-orientación de los monumentos megalíticos.

 

Una vez en el Campo de los Túmulos se inicia el recorrido por los nuevos caminos trazados, desde los cuales se observa la importancia de los mismos en las construcciones megalíticas. Estos túmulos tienen una doble funcionalidad, por un lado actúan de hito referencial en el territorio y por otro ayudan a conservar la propia estructura. Es aquí donde visitamos los dólmenes de Viera y Menga (número 7 y 8, respectivamente, en el plano).

 

Independientemente del recorrido aquí propuesto en este recinto, es posible y recomendable deambular por el resto de los caminos adaptados; podremos apreciar el paisaje en el que se inserta el yacimiento observando en distintos puntos las conexiones existentes entre ambos.

 

Seguidamente abandonamos el recinto primero para dirigirnos al sepulcro megalítico de El Romeral, situado en el segundo, a unos 4 km de distancia (pinche aquí para ver el trayecto, en nueva ventana).

 

Todos los elementos señalizados se encuentran explicados en el apartado de Espacios Singulares. Pinche aquí para acceder, en nueva ventana.