Actualidad

Atrás

"Virgen con el niño", pieza destacada comentada por el director del Museo de Bellas Artes de Granada, Ricardo Tenorio

02/06/2020

Continuamos con la nueva sección del Portal web de museos y conjuntos, la "pieza destacada", en la que los directores de nuestros centros comentarán una obra singular de sus colecciones elegida por ellos. En este caso nos vamos al Museo de Bellas Artes de Granada, en la que su director, Ricardo Tenorio, ha seleccionado la obra Virgen con el niño, de Diego de Siloe.

Comentario de la obra

"En esta obra confluyen varios elementos que, a mi entender, la hacen merecedora de destacarla sobre otras coetáneas de nuestros fondos y fuera de ellos. No sólo es una obra que aúna belleza, calidad artística y técnica sino que evidencia la asimilación de los preceptos estéticos e intelectuales del Renacimiento italiano y el traslado de éstos a nuestro contexto, que, en el caso particular de Granada, se trata de una ciudad en la que aún se confrontaban dos mundos diametralmente opuestos.

Pese a lo que pudiera parecer, la colección de escultura del Museo de Bellas Artes de Granada, incluida la del siglo XVI, es muy reducida. No obstante, cuenta con notabilísimos ejemplos de ese periodo, como es el Entierro de Cristo de Jacobo Florentino y esta Virgen con el Niño tallada por Diego de Siloe. Arquitecto y escultor, Siloe, junto con Pedro Machuca, Alonso de Berruguete y Bartolomé Ordóñez, fue uno de los artífices de la introducción en nuestro país de la estética y los ideales del Renacimiento. A estos pioneros Manuel Gómez-Moreno Martínez vino a llamarlos 'las águilas del Renacimiento español'.

Esta obra transmite de forma elocuente lo aprendido, de primerísima mano, en Italia por Siloe de la antigua Roma y de la reformulación posterior del Renacimiento, pues allí residió y trabajó varios años. Llegó a Granada en 1523 para atender dos grandes encargos arquitectónicos como son la catedral y la iglesia del Monasterio de San Jerónimo, para el cual realizó la sillería del coro alto, que terminó en 1544, a la cual pertenece este relieve, que ocupó el respaldo de la silla prioral.

Al observarla es difícil no encontrarle parentesco con las maternidades romanas y, como no, con las madonnas de los grandes maestros italianos, en especial con Donatello, del que pudo asimilar la técnica del schiacciato, o aplastado. Siloe nos muestra un repertorio iconográfico que será una constante en su obra, como son las bichas y la venera, que, además de dignificar la testa de María, hace alusión a las virtudes de la Venus pagana asimiladas posteriormente por el cristianismo. Monumentalidad, serenidad, equilibrio compositivo y belleza idealizada son rasgos que lo caracterizan.

Curiosamente, esa obra no forma parte de los fondos fundacionales, esto es, aquellos que ingresaron como consecuencia de la Desamortización, sino que ingresó en 1958 como consecuencia de la recuperación del Monasterio de San Jerónimo, gracias a la cual muchas obras desamortizadas y devueltas para el culto regresaron al Museo".

 

Diego de Siloe

Virgen con el Niño. 1544

Relieve. Talla en madera de nogal con restos de policromía y dorado

Medidas: 121 x 57,5 x 8 cm

Galería de imágenes